martes, 29 de octubre de 2013

Comparsa de esquiladores




Es tiempo de primavera

viene llegando la esquila
los vellones que se apilan
‘ta esperando una cartera
es riqueza ganadera
la lana de las ovejas
en cada esquila se aleja
del lomo del animal
lo que a un tiempo prudencial
nos devuelven las madejas.
2
Cuando el sol viene apuntando
ya está lista la peonada
con las oveja’encerrada
un motor está arrancando
el ovejero toriando
ya está ayudando a embretar
si alguna no quiere entrar
va el torido y mordiscón
mientras que afuera el patrón
de reojo entró a vigilar.
3
Son ocho esquiladores
cada cual con su varilla
las ovejas de la orilla
se están sentando’e garrones
se apretan en los rincones
mañeras pa’ la maneada
un negro a las refaladas
ya está dentrando en calor
como es buen agarrador
lleva catorce volteadas.
4
El primer esquilador
ya la casó de la pata
chuequeando las alpargatas
la arrastra cerca’el motor
un peine bellaquedor
ya comenzó su jornada
una muñeca afirmada
le hace saltar los abrojos
de la cola hasta los ojos
le hace correr la brazada.
5
Un gordo a los apurones
se lo ve en otro rincón
con un hilo de cartón
abrazando los vellones
también a los tropezones
anda apurao el playero
los ocho son tan ligeros
que el tiempo le alcanza agatas
pa’ ir repartiendo las latas
de su bolsita de cuero.
6
A las ocho se han juntao
alredor de una parrilla
le relumbran las rodillas
de un pantalón engrasao
la ovejas que han largao
balan al verse peladas
hay algunas rajuñadas
relumbran los pelliscones
coloreando los garrones
por culpa de una patada.
7
El más viejo, cocinero,
lleva setenta cumplidos
hasta hace poco ha servido
pa’ agarrar o pa’ playero
ahora agatas le da el cuero
pa’ manejar la tiznada
tiene cuentos a patadas
macanas que no se olvida
y entre sus pilchas, metida,
se ve una taba calzada.
8
Son varios meses de viaje
van de una estancia a otra estancia
no preguntan la distancia
tampoco importa el paraje
antes lo hacían en carruaje
ahora lo hacen en camión
si parece un batallón
cuando se vienen al humo
los capones del consumo
le hacen temblar al patrón.