martes, 20 de agosto de 2013

Memoria de las que fueran (Milonga )



Aquí me pongo a cantar
yo también con mi guitarra,
mas no pretendo hacer gala
ni dármelas de doctor;
tan solo soy un cantor,
otro ternero que bala.

No busco cantar más fuerte
pa'poder sobresalir,
no me gusta competir
es el canto un sentimiento,
el verso viene de adentro
nomás lo dejo salir.

Tierra gaucha de cantores
donde me tocó vivir,
es mi detino seguir
y no lo pienso torcer,
lo que se gana al nacer
sólo se pierde al morir.

Cantarle al potro, a la espiga,
al amor y a la bandera
atada de la sidera
de mi guitarra cantora,
traigo en mis coplas de ahora
memorias de las que fueran.

Pero también canto al hombre
y va mi verso más duro,
pa'l que usa como escudo
su orgullo y su vanidad,
lucrando con la verdad
que es el tesoro más puro.

Jamás se debe falsear
la palabra que se empeña,
la mentira siempre preña
de injusticia y después,
hay que mentir otra vez,
es árbol malo pa'leña.

Pero sepan disculpar
y no piensen que es ajeno,
si canto en tono severo
cosas que suenan sencillas,
cuando suelto mi tropilla
yo nunca trabo el cencerro.

Pido a Dios que me acompañe
para no perder el tino
a lo largo del camino
espinas no han de faltar...
¡No se vayan a olvidar
que aquí cantó un Argentino!