martes, 1 de julio de 2014

Vendaval

(Pintura: Molina Campos "Se vino'l pampero")

 

Noche de junio.Lluvioso.
Quiero terminar la copla
y afuera el viento resopla
igual que un toro furioso.
El boscaje quejumbroso
sacude su ramazón.
Y en el terrible turbión
al caer un árbol de cuajo,
es parecido al badajo
que golpea mi corazón.

Luego ,un relámpago intruso
azotando la persiana
penetra por la ventana
hacia mi verso inconcluso.
Entre nervioso y confuso
ya no pienso en otra cosa,
que en esa lluvia copiosa
y ese viento huracanado
como un potro desbocado
en la noche tormentosa.

Sigue y sigue el vendaval
pero no llega la calma
y parece que en mi alma
se da un fenómeno igual.
Es el desborde total
de mis locas emociones,
desenfrenadas pasiones
que yo viví en este mundo
después ..un pozo profundo
¡tumba de mis ilusiones!

¡Al fin llega la mañana!
Y el relámpago y la lluvia
dejan sus estelas rubias
colgando de mi ventana.
Pero ya no tengo ganas
de terminar mi poesía.
Será para un nuevo día
o noche de plenilunio
cuando la bondad de junio
no atormente el alma mía.