lunes, 13 de enero de 2014

Prisonero un Cardenal (Estilo)



Ya me han pedido que cante
y hacerme rogar no puedo,
si me llego a equivocar:
tiemplo y empiezo de nuevo.
.............................................
Prisonero un cardenal
en su jaula con porfía
se lamenta noche y día
se encierro triste y fatal.
Y digo soy cardenal
que entre las selvas me crié
mis alegrías canté
en un solitario prado
entre rejas encerrado
dos mil suspiros largué.

Yo también fui cardenal
que en un tiempo libre fui,
sobre de un mimbre subí
y allí me puse a cantar.
Jamás me llegué a pensar
verme triste prisionero,
siendo un pájaro matrero
¡cómo me vine a encerrar!.
Y hoy me puedo lamentar
un cardenal prisionero.

Ya por fin caigo en la jaula
y no tengo más que hacer
que esperar que echen alpiste
para ponerme a comer.
Y si me dan de beber
me puedo llamar ufano,
siento otros cantos lejanos
de mil aves que se alejan;
yo también dentro'e mis rejas
largo un canto soberano.

Soy cardenal amarillo
de pluma fina y dorada,
soy el ave destinada
a morir en un presidio.
Sufro males y martirios
por mi libertad clamando
y a más mis horas logrando
por ver si puedo salir...
Mas pienso que he de morir
entre rejas encerrado.
-----------------------------------------------------
Ésta décima se la dictó a Piquillín Güiraldes, don Beltrán Ledesma de la Guardia del Monte, a quien (a su vez) se la dictó Silvano Echeverría, del Tandil.

La letra cantada por el Ciudadano Videla, lleva algunas variantes con respecto a la anotada en cuaderno.