miércoles, 6 de agosto de 2014

Los consejos de Don Pancho


(Pintura: Carlos Ferreira)

Ninguno relincha juerte
cuando la suerte se traba
cuando la plata se acaba
desgraciado del que anda
como el revés de la taba.

La mujer de instinto malo
nunca cambia y desde luego
yo ni jugando me allego
aunque herede una fortuna
porque es como tronco'e tuna
inservible hasta pa'l fuego.

La mujer que nació bella
no se jacte de su hermosura
aunque en realidad sea pura
siempre humilde debe ser,
la belleza del deber
esa es la mejor lindura.

Son güenas las rilaciones
si encierran sinceridades
pero en pueblos y ciudades
he visto más de una vez
a muchos dar un traspiés
por consejos de amistades.

Por curiosear muchos van
derecho a la decepción
y cuántos por ambición
se quedan lamiendo un hueso
por ambicionar el queso
cae en la trampa el ratón.

Con el débil hay que ser
en todo considerado
de esa forma habrá ganado
el doble sin castigar,
nadie se debe ensañar
con un pobre disgraciado.

Quien se apura tarde llega
dice el refrán amigazo,
hay que aguantar los cimbrazos
de la carreta'e la vida,
mientras no caiga destruida
nadie la saque del paso.

No te dejés jinetear
por el mundo engañador
si pretende con rigor
hacerte morder el freno,
dejá de ser tonto y güeno
imponé fuerza y valor.

Porque el hombre que se humilla
por cualquier contrariedad
demuestra su flojedad
y cualquiera lo farrea
y hace de él lo que desea
con toda seguridad.

Es lindo ser educado
y con los demás atento
cualquiera sea el momento
de la franqueza hacer ver,
muchos quedan sin comer
por andar con cumplimientos.

Todo gaucho que se allegue
a un rancho desconocido
trate de ser bien cumplido
si ignoran su condición
verá que en otra ocasión
ha de ser mejor servido.

Por confianza que le den
nunca debe propasarse,
su lugar debe de darse
porque si es abusador
¡adiós amistad o amor
no tendrá dónde ampararse!