jueves, 21 de agosto de 2014

Al cimbrar de la vida (Tonada)


(Foto: Francisco Ayerza)

Desandando el camino
voy sin asombro, nada me lleva;
el hombre es un retoño
del árbol vida frutal de penas.

Dios recibe a los buenos,
compadre,
y no “la descarnada”,
cuando deje este infierno,
compadre,
llevaré esta tonada

Al cimbrar de la vida
vadeamos ríos hondos y pandos
hasta aprender un día
del ave cisne y morir cantando

Dios recibe a los buenos, 
compadre
y no “la descarnada”,
cuando deje este infierno,
compadre
llevaré esta tonada

Dios recibe a los buenos, 
compadre
y no “la descarnada”,
cuando deje este infierno,
compadre
llevaré esta tonada.