lunes, 10 de diciembre de 2012

La Nostalgiosa (Salmos criollos: 41 y 42 / 42 y 43)


(Fotos: Pilar Herrero Lizaso)

1
Como busca la bebida
la hacienda que anda con sed,
así te busca mi alma,
Señor, y te quiere ver.

2
Las lágrimas son mi pan
cuando escucho acobardado
lo que la gente me dice:
"¿Tu Dios no te habrá olvidado?".

3
Se agolpan en mi memoria
los recuerdos de otros tiempos
cuando rumbiaba a tu casa
entre el gauchaje contento.

                                          Vamos alma, no te hundás
                                           ¿por qué perdés la confianza?
                                           Algún día nuestro Dios
                                           cumplirá nuestra esperanza.

4
Me acongojo al evocarte
mientras añoro tus cerros,
y un recuerdo llama al otro
como en la noche los perros.

5
De día me has de escuchar
y he de alabarte de noche.
¿Por qué he de andar amargado
vagando como un fantoche?

6
Me quema en los caracuces
la burla de los malvados,
todo el día me preguntan:
"¿Tu Dios, no se habrá olvidado?".

                                           Vamos alma, no te hundás
                                           ¿por qué perdés la confianza?
                                           Algún día nuestro Dios
                                           cumplirá nuestra esperanza.

7
Librame de los traidores,
no me tratés con reproche:
¿por qué he de andar amargado
vagando como un fantoche?

8
Que tu luz y tu verdá
alumbren nuestro camino
y conduzcan nuestras huellas
hasta el abrazo divino.

9
Que yo me acerque a tu altar,
al Dios de mis alegrías,
y mi guitarra acompañe
la canción agradecida.
                                        
                                           Vamos alma, no te hundás
                                           ¿por qué perdés la confianza?
                                           Algún día nuestro Dios
                                           cumplirá nuestra esperanza.