sábado, 5 de noviembre de 2011

Aclaración


Mi verso quiero dejar
así nomás de pasada,
para nuestra caballada
que jamás voy a olvidar.
Yo quiero solo aclarar
a todo el aficionao
que a veces he oservao
en uno y otro paraje
que confunden el pelaje
del pingo que han ensillao.

Es muy poco mi saber
y muy chica mi esperiencia
pero hay que hacer diferencia
en el pelaje, a mi ver.
Si hasta suele suceder
que al “picaso”, en un apuro
hay quien lo ha llamao “oscuro”
y si el sol los ha quemao,
“cebruno” los han llamao…
Eso yo les aseguro.

Al “moro” con el “tordillo”
no me lo confunda, hermano,
como el “alazán” del “ruano”
y el “moro” con el “rosillo”;
“colorao”, del “doradillo”
y del “zaino colorao”;
el “bayo” con el “gatiao”
no confunda, le diré,
el “zaino” del “pangaré”
y el “alazán” del “tostao”.

El “overo” y el “manchao”
separo uno por uno,
el “barroso” del “lobuno”
y “rosao” de “entrepelao”.
No confunda en ningún lao
el “sabino” y el “tordillo”
y sepárelos con brillo
como el “palomo” del “blanco,
eso se conoce al tranco
es muy fácil y sencillo.

Está el “castaño”, el “pintao”,
el “azulejo”, el “tobiano”,
el “dorao” y el “rabicano”,
el “yaguané” y el “bragao”.
Y empiezo por otro lao
con manchas particulares,
en el campo muy vulgares
como el “lista” y “malacara”,
que tan fácil encontrara
andando en estos lugares.

Está el “pampa”, el “mascarilla”,
el “estrella” y el “lucero”,
el “lista tuerta”, que quiero,
“pico blanco” y “gargantilla”.
También está el “testerilla”,
el “media res” y el “maneao”,
el ”medias botas”, el “trabao”
y el “argel” ya lo atestigua;
me voy con la frase antigua:
¡Es muy ligero el “cruzao”!

Yo he querido en mi versiar
destacar pelo por pelo
que para mi es un anhelo
el poderlos comparar,
y así poder aclarar
sin lugar a confusión,
y si pegué un tropezón
al ir tirando con rollos:
¡Cómo ustedes son bien criollos,
les voy a pedir perdón!

No hay comentarios: