jueves, 29 de septiembre de 2016

El cantor de los caminos


(Pintura: Bernabé Demaría)


Tiemplo aquí para cantar
Mi diapasón de quebracho
Con el espíritu macho
Del gaucho tradicional,
Del paisano de mi tierra,
Del labriego, del arriero,
Del valiente ganadero
Y el poblador ancestral.

Es áspero como el tala
El cantor de los caminos
De los patios argentinos
Y del pampeano fogón;
Donde pulsa la guitarra
Se desagringa el ambiente,
Se argentiniza la gente,
se hace gaucha una reunión.

El gaucho es la patria misma,
El gaucho es la misma pampa
Erguida en la estoica estampa
Del paisano patriarcal;
Del hombre de la llanura
surgió el soldao de guerra
que expulso de nuestra tierra
al invasor colonial.

El Gaucho es nuestra bandera
Vestida de granadero,
Mano que empuñó el acero
Como otro no empuñara,
Que calzó bota de potro,
Chambergo y vincha genuina,
Una blusa de lustrina
Y arrogante chiripá.

El gaucho es la libertad
y en su argentina figura
cruzó toda la llanura
la cordillera y el mar;
en donde clavó la insignia
donde esgrimió la tacuara,
en donde clavo la insignia,
donde esgrimió la tacuara
en donde el corvo empuña
los uso para librar.

En la efigie del paisano
cruzó el alma de la raza
la guapeza sin coraza
y la nobleza rural;
el gaucho ha dao la sangre,
el gaucho ha dao una herida,
el gaucho ha dao la vida
por el honor nacional.

Para él heredó los chumbos,
Los chuzazos del acero,
Cicatrices en el cuero
Sin retaceos ni fin;
Para él heredo los cepos,
El apodo de cuatrero,
La fama de bandolero
Y el destierro en un fortín.

Sobre la tierra argentina
El gaucho es como el chingolo
Nace solo, muere solo
Y naides lo oye quejar;
Y naides lo oye por que
Está de más que lo diga
Que el mesmo que lo castiga
Es quien lo obliga a callar.

El Gaucho en la reconquista,
Con Belgrano en Tucumán,
El gaucho con el Titán,
De los Andes al través
El gaucho en la montonera
De las vanguardias del Chacho,
De Lavalle en el Quebracho,
De Urquiza el cincuentaytrés.

Por la guapeza del gaucho
La patria escribió su historia
Y cantan himnos de gloria
Al sagrado pabellón;
Pero su gaucho no tiene
Desde Ushuaia a La Quiaca
Donde clavar una estaca
Para atar su mancarrón.