lunes, 22 de junio de 2015

Como el ayer que pasó (Salmo criollo: 89/90)


(Almanaques "Alpargatas": Molina Campos)


1
Fuiste Vos nuestra guarida
desde el tiempo que existimos;
ya desde antes que el abismo
que la tierra y las montañas
tu bondá nos acompaña,
porque en tu mente estuvimos.

2
Son mil años a tu vista
como el ayer que pasó;
como un día que murió,
como una guardia cumplida:
¡Vos das y quitás la vida
a cada generación!

3
Nuestras vidas se suceden
como en el campo las siembras:
barbecho, espiga, cosecha,
unas siguen a las otras;
lo que hoy de la tierra brota
mañana se corta y seca.

4
Con furor nos consumís
como el fuego a los rastrojos
porque has puesto ante tus ojos
lo que oculta nuestra vida,
y se llega a la medida
sin colmar nuestros anotojos.

5
Algunos llegan a viejos
-pongamos a los ochenta-
mas sacando bien la cuenta
ha sido mucho el sufrir.
¡Lo importante no es vivir...
sino: seguir una senda!

6
Miranos, Señor, de nuevo
que andamos medio extraviados.
Si somos por vos guiados
tendrá sentido la vida,
y en el juego, la partida
la habremos recuperado.

7
Mostranos tu protección,
que nos alumbre tu brillo;
hacete nuestro caudillo
pa que sigamos tus huellas,
y fiados en esa estrella
rumbiemos bajo tu auxilio.