sábado, 21 de febrero de 2015

Turco mercachifle (Valseao)



En la polvadera del camino viejo,
la jaula de pollos debajo'el charré,
un gallo en el eje y un trote parejo;
ibas por la tarde de sol pangaré.

Tu vuelta en la zona era calculada,
porque casi nunca llegaste atrasao
y eras la alegría de la paisanada
cuando en la tranquera te vían parao.

Cuando daba el día ya su último rayo,
pedías permiso para desatar,
donde estaba incluido pasto pa'l caballo
y el asao de oveja que ibas a cenar.

Llevabas perfumes para las muchachas;
peinetas, puntillas o algún prendedor
y pa'los mensuales un par de bombachas,
tabaco, alpargatas y jabón de olor.

Traías noticias de tu itinerario
diez o quience leguas de ese alrededor
que pese a distancias era un vecindario
de amistades viejas que tejió el favor.

Soportaste a veces la broma guaranga,
otras el aprecio te dio el parabién
y bajo la lona de tu carrindanga
llevabas tus cosas, tus penas también.

Dejando a los chicos una golosina,
tu agradecimiento sentado quedó,
o le regalabas una prenda fina
a la paisanita que te sonrió.

Turco mercachifle, te alejaste un día
y en la polvadera de la inmensidá',
te fuiste perdiendo con la mercancía
trajinada y triste de tu soledá'.