martes, 21 de febrero de 2017

Recorriendo el monte




De tarde me preparé
para salir bien temprano,
puse la linterna a mano
tapé el fuego y me acosté.
Un cabresto mordacié,
estirado dejé un lazo,
le arreglé al overo un vaso
y antes de que el sol remonte
salí a recorrer el monte
solo por un por si acaso.

En la rama de un vinal
encontré una lechijuana
y bajo de ella una iguana
le codiciaba el panal.
En la punta'el salitral
un toro busca pelea
se echa tierra, cabecea,
y hacia un costao, lo más pancho,
se estaba rascando un chancho
en el tronco de una brea.

En el tallo de un chañar,
un pájaro carpintero,
picoteando hace un ahujero,
seguro está por huevear.
Yo que pasé a revisar
mis trampas junto al camino,
era para el campesino
un buen conchabo que había
t¡iempo aquél cuando valía
cuero de zorro y barcino!.

Si los cuervos en la altura
arman círculo volando
cualquier chico está pensando
que es osamenta segura.
Cuando la ulúa madura
qué delicioso alimento!
pero hay que estar muy atento
que si el cambio es con garúa,
la cabra busca la ulúa
y se escapa contra el viento.

Unas tunas coloradas
bajé a comer ese día,
corté unos jumes que había
pa'darle una cepillada.
Una botella forrada
llevaba de cantimplora
y después de estar media'hora
limpié en la tierra el cuchillo,
guardé bajo el cojinillo
donde'iba la boleadora.

Después de aquél buen instante
me acerqué al rosao overo,
pa'comodarle el apero
que se le fué pa'delante.
Y monté lo bien campante
pero ni bien salí yo
un ternero se cruzó
muy embichao por demás,
le volqué el rastro ahi nomás
seguro que él se curó!

Debe saber un paisano,
éstas cosas y otras más
porque al mundo montaraz
sólo lo habita el baquiano.
Me fui hasta un monte cercano
donde la hacienda bajaba
a una represa que estaba
pero hallé muy poca cosa:
un puñao de mariposa'
que sobre el barro jugaba.

Y al ver un nucle pelao
supe la triste sequía
que algún burro pelaría
por la sed que habrá pasao.
Ya con los perros cansao'
he tomao la desición
de volver pa'mi fogón
antes de la oscuridad
por miedo a la yarará
que siempre anda a la oración.

Por un fachinal crucé,
desilaché la carona,
y un nido de copetona
con seis huevos encontré;
llegando al rancho pensé,
guiso de fideo entrefino,
tortilla hecha con tocino
y antes de irma pa'la cama
busqué en la radio un programa
que tenga canto ARGENTINO!