martes, 21 de febrero de 2017

La milonga floreada ("La Abrodos")



Al frescor de los sauces

va callando el zorzal, 
la carreta hace un alto 
y en el campo desierto
el viento juguetón
ensaya en las cuerdas: una milonga
que se hace floreada 
en la rueda del fogón.

Aunque es humilde mi prienda,
Dios le puso a mi amorosa,
espinas como a la rosa
pa'que un algo la defienda;
pero entrando a la senda
del amor se me arrocina:
es alegre en la cocina
y canta como el jilguero
cuando pisa en el mortero
o está lavando en la tina.

-"Ah paisano su milonga 
es gaucha, dulce y sencilla 
como botón de presilla
pa'l lazo que uno precisa
cualquier cosa que proponga
me ha de hacer su servidor
y le juro por mi honor
que me ha dejao con su cuita
con el alma más blandita
que sotera de arriador".

Al principio en los amores
era arisca y redomona,
pero a golpes de carona
le hice pasar los temblores;
mi pial no fue de los piores:
limpito y a ras del suelo
a ella se le fue el visero
y al final de la porfía
salió como yo quería
más suave que el terciopelo.

-"Linda china habrá de ser
cuando ansí la alabancea,
no es manco y me hago a la idea
de cuánto vale un querer;
el amor de una mujer
en la vida reconforta
pero priéndase a la torta
con cautela y con maestría,
no salga saliendo un día:
¡pucha que la vida es corta!

Ahura ya me ve paisano
si bien no me vanaglorio,
de pensar en el casorio
ya ni trabajo a desgano;
para el campo vuelvo ufano
y acollaraos a un desvelo
pensamos poblar el suelo
si no afloran los engorros
con un lote de cachorros
como tropilla de un pelo.