viernes, 1 de mayo de 2015

Si sabís templar las cuerdas (Cueca)




Si “sabís” templar las cuerdas
 pa` ser cantor preparate
y en el fandango acordate
 si hay por medio algunas 'naguas'
que unos calientan el agua
y otros se toman el mate.

No te “andís” haciendo el ancho
no “tenís” cuero bendito
ni se te haga que a tu grito
te han de dar cancha partida
acordate que en la vida
no hay enemigo chiquito.

Si alguien te lleva en la armada
no lo “dejis” que desborde
mas cuando un “curao” te aborde
por las copas ya “doblao”
 tratalo como un “mamao”
dejalo “pastiar” que engorde.

No abandones las mujeres
qu'en cualquier tiempo quisiste;
quien de amores no se asiste
vive siempre resentido,
desconfiá del aburrido,
del mentiroso y del triste.

Cuenta el hombre enamorao
sus tristezas a la luna,
sin saber que es gran fortuna
sufrir por una mujer,
y que no hay peor padecer
que no sufrir por ninguna.

Si alguien te lleva en la armada
no lo “dejis” que desborde
mas cuando un “curao” te aborde
por las copas ya “doblao”
 tratalo como un “mamao”
dejalo “pastiar” que engorde.
----------------------------------

Recitado:

Defendete de lisonjas
de toda vana apariencia
desconfiá, si en tu presencia
alguno es muy lisonjero,
porque es fácil que en tu cuero
se consuelen en tu ausencia.

La vanidad, la soberbia,
y el miedo aconsejan mal.
Ha de saber el mortal
en ocasión de un enriedo,
no tenerle miedo al miedo
que más miedo le va a dar.

Yo enumero las virtudes
asigún su calidá:
primero está la bondá
del corazón del cristiano
que nunca niega su mano
a un'obra de caridá.

No hay como andar en la mala
pa´ver claritas las cosas.
Las gentes son caprichosas...
y yo hi oido en los velatorios,
después de los responsoríos,
las chacotas más graciosas.

La "juventú" es pa' vivirla
entre caricias y besos;
luego vienen los trompiezos
pero hay que ser bien mandau
a flete que ha trabajau
no le faltan sobrehuesos.

Por tu aguante en el trabajo
has de medir tu valor
no enderieces a comer
como chancho pa´l afrecho
para alquirir tu derecho
antes cumplí tu deber.

(Fragmento de la obra "Sentencias del Tata Viejo" de don Buenaventura Luna)