viernes, 7 de febrero de 2020

No vayas al Ingenio




Si no tuvieras hambre, te diría: 
no vayas al Ingenio. 

Si no tuvieras vicios, te diría: 
no vayas al Ingenio. 

Y si tuvieras ropa, te diría: 
no vayas al Ingenio. 

Que allí de madrugada 
deschalarás la caña 
con un machete largo 
y la noche en la espalda. 

Que en el Ingenio, al alba 
sonará la campana, 
y volverás de tarde 
cuando la tarde caiga, 
para comer tu cena 
de batatas asadas. 

Que mientras tú trabajas 
y el cacique te manda, 
él se queda sentado 
de botas y bombachas. 

Que al final de la zafra 
al peso que te guardan 
de los dos que por día 
con el machete ganas, 
te lo dará el Ingenio 
en un par de alpargatas, 

un chaleco, una manta, 
alguna yegua flaca, 
cinco kilos de azúcar 
para endulzar la marcha 
de regreso a tu monte 
porque ya no haces falta. 

Si no tuvieras hambre, te diría: 
no vayas al Ingenio. 

Pero el conchabador 
te arranca de la tierra 
dándote de regalo 
unos kilos de yerba 

y unos litros de alcohol, 
aunque después ingreses 
al Ingenio endeudado 
y al regalo lo tengas 
que saldar con trabajo. 

Si no tuvieras vicios, te diría: 
no vayas al Ingenio. 

Que el Ingenio te mata 
con el sol que te abrasa, 
con el tabaco oscuro 
y la coca que mascas… 

Y si tuvieras ropa, te diría: 
no vayas al Ingenio. 

Pero te compran, indio, 
como a un niño ingenuo, 
con un rifle oxidado, 
con la luz de un espejo, 
con un saco amarillo 
con un sombrero viejo...

1 comentario:

Carlos dijo...

Buenas noches ,he corregido el video esta es la nueva subida, un abrazo desde Quilmes
https://www.youtube.com/watch?v=OiAR6Bc0chw