domingo, 16 de junio de 2013

¡Padre!

(Foto: Pedro Luis Hardoy)


Gracias padre que me has dado
por legado la honradez,
que llevo con la altivez
de tu nombre venerado,
y hoy que no estás a mi lado
porque Dios lo quiso así,
permite que para tí
en este día del padre,
en una décima encuadre
todo el amor que hay en mí.

Hoy en tu estancia estrellada
con tu canto improvisado,
sobre una nube, sentado,
harás sonar tu encordada,
con la luz de la alborada
un rezo yo te enviaré,
mi vista levantaré
y en éste día del padre,
a tu nombre donde cuadre
con honra pronunciaré.