jueves, 16 de septiembre de 2010

No se achique

(Pintura: Carlos Montefusco)
Cuando la suerte le niega
al hombre la protección,
perderá su dirección
el que a renegar se entrega.
Tal como lo malo llega,
lo bueno alcanza al valiente;
de ahí que es mejor que no cuente
a naides cualquier trompieso,
tiene que aprender, con eso,
a mirar al sol de frente.

Nada ganará llorando,
lo que llaman desventura,
pues si su noche es oscura,
su esfuerzo lo irá aclarando.
Sin saber cómo ni cuándo,
con la esperanza se gana;
y hasta llegar la baquiana,
la que nos corta el resuello,
hay que pensar en aquello:
"La vida empieza mañana".

A veces, el encumbrao,
pierde pie y viene p'abajo;
y el cáido, con el trabajo
y la fe, se ha levantao.
No halla rumbo, el que entregao
anda como gallo juido,
el que parece dormido,
sin voluntad ni coraje,
como esperando el pasaje
pa los pagos del olvido.

El que ha juntao esperencia,
tiene hasta pa regalar,
porque no dejó apagar
la luz de la inteligencia.
Sabe orillar con pacencia
lo malo que se presente,
porque aprendió a ser prudente
y tiene bien comprendido,
que siempre es tiempo perdido,
nadar contra la corriente.

Hay que saber esperar
el cambio de la fortuna,
que, como el higo de tuna
suele a veces, espinar.
Con su esfuerozo ha de ayudar
al propio bien codiciao,
y no quedarse sentao
haciendo de limosnero,
sino luchar tesonero
pa no vivir de prestao.

Nunca envidie al luchador
porque aumenta su riqueza,
el que corre a la pereza
consigue vivir mejor.
Tenga un tranco seguidor
pa romper su mala suerte,
y podrá sentirse fuerte
y rico, porque trabaja.
Quien se achica, se rebaja,
y anda campiando a la muerte.

No hay comentarios: