sábado, 20 de septiembre de 2014

Las botas de Secundino



Que cosas tiene el destino:
hallé pendiendo de un gancho
bajo el techo de un rancho
de un viejo Gaucho Argentino,
las botas de Secundino
me hiciera de un crudo enteco.
¡Con qué lujo cerró el hueco
del pié con botón de ombligo!
me las guardaba un amigo
en San Antonio de Areco.

Me dijo el viejo al sacar
las botas criollas del gancho
que bajo el techo e´su rancho
me las supo guardar...
-"No se las quise mandar
por miedo que se perdieran!
me pidió que las pusiera
en sus manos, Secundino,
ahura  tienen su destino
después de una larga espera".

Cuando las tuve en mis manos
sentí como un "no se qué",
un rezo corto ensayé
por el alma del paisano;
pensé que desde el arcano
me miraba Secundino
pero al volverme al camino
pa mi pago de regreso,
le dejé en las manos un beso
al viejo Gaucho Argentino.

Que guardó con tanto esmero,
pa´mi el regalo de un muerto
madurao en el abierto
terrotorio Chubusero
desde que tengo aparcero,
ese obsequio campesino
ahi ando por los caminos
con las patas engarradas ;
entre unas botas sobadas
por el VIEJO SECUNDINO !

Sin bozal



Como quien ensilla
pa'dirse de viaje
a gastar camino
de patria y sudor,
lo encontré a don Pocho
con todo el pilchaje
sobre de un tobiano
manso y tranqueador.

Los rollos chiquitos
del lazo y maletas,
poncho y boleadoras
cargaba el señor,
tirador y rastra,
cuchillo y chaqueta,
mesmo que un resero
ya viejo y pastor.

 Pañuelo a la espalda,
bien enhorquetado
como echo en el lomo
de cualquier bagual,
"setenta y monedas"
y hasta hoy no ha logrado
el bravo progreso
ponerle el bozal.

Y cuando le dije:
-"Pa'ande va vecino,
mire que al tobiano
lo ha encuerado bien"...
Contestó: - "De paso
hago este camino
voy por los mandados
hasta el almacén".

-"¡Oiga Don!...", me dijo:
"los hombres ahorristas
con todas sus galas
y leyes también
nos han agringado
la patria altruista,
en contra del gaucho
de la paz y el bien"...

"Ya por los caminos
de la patria grande
no se oyen silbidos
ni se oye el tropel,
de grandes arreos
del Plata a los Andes,
ni se ven clinudos
rondando el jagüel".

 "Se que en las estancias
hay menos tropillas,
y menos paisanos
a la tierra fiel,
solo se oyen máquinas
llegando la trilla
como una sordera
del sistema cruel".

"Ya no está el boliche
ni existe el palenque,
adonde el viajero
su caballo ató
y el mesmo paisano
que a poncho y rebenque
encañao por dentro
su honor defendió".

"Porque con las normas
del sistema trucho,
solo se ha logrado
en nuestra Nación,
plata pa unos pocos
y hambre para muchos
por eso no engendra
nuestra traición".

"El sol no se compra
ni tampoco el día,
prefiero un caballo,
el rancho y la paz
y un ruego bendito
a Dios y María,
por el crecimiento
de la humanidad".

"Crecimiento, digo,
de adentro pa'fuera
como el alpataco
sin la mezquindad,
que eclipsa las luces
y achica la esfera
de las pobres mentes
sin cordialidad".

----------------------------
Y partió Don Pocho
sobre su tobiano
como un erudito
de la tradición;
que regó la patria,
que le dio las manos
después de la sangre
que trujo el malón.

Curtido a lo gaucho
por dentro y por fuera
siempre haciendo algo
cerca del umbral,
ingeriendo lazos,
armando testeras,
o sacando tientos
para algún bozal.

Don Pocho Romero
ya no tiene espacio,
pa'tender el alma
de su gaucho en flor,
por eso temprano
ensilla despacio
pensando en los años
que fue domador.

El Rancho de la Amistad



Le dedico este recuerdo
al paisano Juan José
un pampeano sin revés
y parejo en la amistad
que admira la libertad
y es ejemplo en sencillez.

Hay un rancho en Villaguay
que se llama "La Amistad",
candil que da claridad
y mano franca apretada,
cencerrito en la alborada
y estrella de la verdad.

En las noches con guitarras
si alguien relata una historia,
florecen en la memoria,
cosas del campo entrerriano
de troperos y paisanos
en un pasao de gloria.

Rancho que está bien plantao
lleno de fe y sentimiento
por eso en cualquier momento
usted se puede arrimar,
le aseguro que ha de hallar
motivo pa' estar contento.

A ese rancho amigo mío
no lo tapará el olvido,
tiene calden de la Pampa
y ñandubay de Entre Ríos...

Humilde milonga Criolla

sencillita y querendona
mientras vibre una bordona
el criollo te cantará
y en coplas florecerá
por ser dulce y comadrona.

Para que más claridad,
su nombre lo dice todo:
"el Rancho de la Amistad",
mano a mano y  codo a codo,
cuestión de encontrar el modo
de arrimarse nomas...

Al rancho de la Amistad...
Al rancho de la Amistad.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Recuerdo pa'mi azulejo



Lo estoy mirando y me mira
como buscando un remedio...
Sin parecer que sus ojos
me piden un aliveo.
¡Jué pucha...! la vizcachera
que te pialó... mi azulejo.
¡Me hubiera quebrado yo
no hubiera sido lo mesmo!
que'l destino de un cristiano
no se cambia por un hueso,
en cambio... pa'los caballos
solamente hay un remedio:
una hoja bien filosa,
la tanteada del pescuezo
y un chorro de sangre que brota
con la muerte a flor de pecho.

Si ya estábamos de güelta,
solo nos quedaba un trecho...
pa'que lleguemos al rancho
y nos reciban los perros,
igual que todos los días
como ayer, como hace tiempo...
porque van pa'doce años
que vos sos mi compañero
por eso es que se hace triste
meter en el pensamiento
que tenga que despenarte
a vos querido azulejo.

Vuelvo al tiempo que se fue
y parece que te veo
cuando entuavía potrillo,
te amansabas con recelo
y a juerza'e paciencia y maña
te sacaba el cosquilleo.
Después lo de todo pingo;
andar y andar los potreros...
a veces, pechando vacas
o de no, al tranco lerdo
cumpliendo con los trabajos
que en el campo van saliendo...
bajo la lluvia y los fríos
en días crudos de invierno
o aguantando soles altos
que quemaban en enero.

Sobre tu lomo... orgulloso
¡qué lindo era entrar al pueblo...!
Yo, saludando las mozas
medio tocando el sombrero
y ellas, tal vez almirando
la rareza de tu pelo...
Y vos medio de costilla...
caminabas altanero...
mientras jugaba tu boca
con la coscoja del freno.
Solo te faltaba hablar
para mejor entendernos...
por eso es que estoy juntando
rabia y pena... al mesmo tiempo.

Y como las cosas tristes
es mejor que duren menos...
ya está tanteando mi mano
la empuñadura del fierro...

¡No te quisiera... ni ver...
te lo juro flete viejo!
¡Me están faltando agallas
pa'encarar este momento...

Tan solo... al despedirme
quiero hablarte... compañero
si hasta siento como un ñudo
al lado izquierdo del pecho.

Te vi'a apartar de la vida
pero nunca'e los recuerdos...
Amigo de recorridas
andando por campo abierto...
como ninguno en la vida
¡Mi lindo flete azulejo...!

...lo estoy mirando y me mira
como buscando remedio...

De a caballo y por mi patria

(Pintura: Vasco Machado)

De a caballo y por mi patria
saldré buscando horizontes;
cruzando campos y montes,
ríos, valles y montañas...
Por ciudades y campañas
echaré mi copla al viento...
llevo prendida a los tientos
mi guitarra compañera
y "agarrao" de la sidera
el lazo del sentimiento.

Mis ojos se han de llenar
con paisajes de esta tierra,
y las bellezas que encierran
del uno al otro lugar.
Desde el norte al litoral,
desde la pampa hasta Cuyo
me irá llevando el arrullo
de los pájaros del campo
y ha de perfumar mi canto
el aroma de los yuyos.

Conmigo vendrá el pasado
heroico del montonero...
pisando aquellos senderos
que con sangre fue regado,
será como andar atado
al recuerdo de esos machos
que peleó entre los picachos,
jugó su vida en los llanos
y que nos dejó el legado
en el recuerdo de "El Chacho".

Cantaré en las rancherías
lo mismo que en los salones,
que me esperen los fogones,
"esquinas" y pulperías.
Quiero llevarle alegría
a los que no tienen suerte,
mi voz se alzará más fuerte
donde encuentre el pobrerío
y he de seguir con los "míos"
aunque me "pille" la muerte.

Tendré un verso soñador
pa'las mozas quinceañeras,
abrazos pa'las abuelas,
pa'los gurices mi amor.
Cuando vea un domador
sobre la cruz de un bagual
ahí nomás voy a templar
y al compás del bordoneo
le vi'a dejar un floreo
mirándolo castigar.

Me ha de envidiar hasta el viento
al verme de pago en pago
por que no ha de haber halago
más hermoso... que andar suelto.
Solo quiero que mi aliento
tiemple mi cuerda bien alta
y nada más me hace falta
pa'desafiar los caminos...
Por algo soy Argentino
de a caballo y por mi patria.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Camino y fogón



Quiero andar por el camino
amargo de los recuerdos…
desandar con pasos lerdos
la ruta del peregrino.
Mi corazón argentino
corcovea de emoción,
hoy desfilan en malón
las bellezas del pasado
que están vivas, a mi lado,
gracias a la evocación.

¡Si habrán chapaleado barro
en las huellas del camino
“El Plus Ultra”, “El Sin Destino”
y “El Pueyrredón”, otro carro…
Veo a Domingo Navarro
que es de mi pueblo un destello,
Polo Cisnero, los Cuello,
Morales, Junco, Losada…
¡Bella época pasada!
¡Qué lindo era todo aquello!

Tranco a tranco en el camino
siguiendo su derrotero
marchaba el pobre carrero
rumbo al progreso argentino.
Casi errante y sin destino
como siguiendo una estrella
y dejando en cada huella
un pedazo de su vida,
¡cómo una emoción prendida
junto a un fogón que destella!

Giñazú y Nuñez al tranco
de su buena caballada,
Maldonado en la jornada
va repechando el b arranco.
Yo del ayer los arranco
como flor de siempreviva
para mi emoción cautiva
por ser parte de la historia,
porque son de la memoria
una parte que está viva.

Mientras, marcha por la huella
con rumbo de inmensidad
por la eterna soledad
junto al fogón de una estrella.
Y de la época aquella
en mi verso lo detallo,
cuando tan solo el caballo
era el rey de los caminos,
los carreros argentino
.trabajaban sin desmayo.

Sin aflojar para nada
con paso firme y constante
por el camino adelante
marcha la tropa cansada,
pa’ llegar a “La Blanqueada”
hay veintidós leguas largas,
y son horas muy amargas
pero hay que marchar igual
y a pesar del temporal
llevar bien seca las cargas.

La cadena de la vida
va eslabonando los años
y un collar de desengaños
nos deja el alma prendida.
Al final de la partida
después de tanto coraje
nos queda como bagaje
en este mundo imprevisto,
el saber que ¡estamos listos
ya, para el último viaje!


martes, 9 de septiembre de 2014

Mi viejo gateao

(Pintura: Aldo Chiappe)

Creo que fue por un cobro,
cuando anduve de resero,
o un cambio, nomás que hice
al capataz, don Tadeo,
de un potrillo pico blanco
que tiraba a zaino negro
por ese gateao ruano,
que aunque medio sancochao,
a mi me gustaba el pelo,
motivo para este cuento.


Y como dicen algunos,
y debe nomas ser cierto,
que un animal se aquerencia,
a aquel que le tiene apego
salimos siendo amigazos,
de entrada nomas al vernos!...

En èl anduve caminos
en mis tiempos de resero
y muchas veces rondando,
fue igual que cama, pa'un sueño.
Despues cansao de las huellas,
tal vez pasaos de lo mesmo,
entramos en una estancia
y fuimos juntos pa un puesto;
ahí...  lidió al lado mío,
con la majada... güen tiempo,
no aflojándole ni un "geme"
a las heladas de invierno,
ni a esos días de verano
cuando el sol quema el pellejo;
y justo para ese entonces,
tengo patente el recuerdo,
que me puse fastidioso
de andar solo entre los perros,
cuando una noche me trajo
de un galope y sin resuello,
¡con una china en el anca
que habia engualichao mis sueños!
Después... cuando ya quisimos
ser más de dos los que semos,
apurao... a una comadre
tuve que pelearlo al tiempo...
¡Éll la llevo a la María
a la cincha sobre un cuero,
por que no estaba pa'l el anca
¡El Gateao cumplió lo mesmo!
Después, ya se hicimos tres,
(una familia...yo pienso)
y anduvo pisando el barro,
pa' agrandar el rancho viejo,
pa' que'l gurí tenga nido,
mesmo que pichon de hornero.

Ya se notaba en la boca
que no era caballo nuevo,
pero flete porfiadón;
pa todo servía lo mesmo!
...que salir de recorrida,
arrastrar ramas pa'l fuego,
tirar agua del jagüel,
o traer los vicios del pueblo,...
Ya andaba en los veintidos,
con destino pa nochero,
pero entoavía le daba
para aguantar un repecho...
¡Y  ahí le sirvió al muchachito
pa'ir juntos al colegio...
Fue tal vez, hasta ahí nomas,
que yo le pedí un esfuerzo.
Y cuando ya bichocón,
entró a perder brillo el pelo,
se conformaba de andar,
de vicio... por el potrero
que estaba cerca 'e las casas
buscando algun pasto tierno...
Yo lo dejaba nomás...
como acostumbrao a verlo,
si total...  no molestaba
¡y supo saber ser  bueno!
...pero un día ¡fíjese!
¡qué destino'e no creerlo!,
se desató en medio' el campo,
algo terrible, ¡un incendio!
que amagando pa' este lao,
se vino por culpa el viento;
y al ser costumbre campera,
rayar a la orilla el fuego,
con un caballo a la cincha
abierto de medio a medio,
no hubo que pensarlo mas...!
¡el Gateao...! ¡no hay mas remedio!
Un vecino se animó...
y yo llorando por dentro,
pensé ¡que triste destino!
O ha de ser tal vez.... un premio...
...y se cortaron las llamas,
cuando arrastrando su cuerpo,
d'iba apretando los pastos
y asi apagando aquél fuego...
¡Pobre mi viejo gateao!
salió tan parejo y güeno
que hasta nos vino a servir
tan luego...después de muerto.

Milonga para un día




Si oye cantar a un hornero
desde el filo de una rama
y con su silbido llama,
a lo lejos, a otro hornero...
el sol ya se viene entero
asomando desde el alba
y se extiende como el agua
sobre su cauce infinito,
mi canto parece un grito
al azul de la mañana.

Ya levantando el rocío,
desde los pastos mojados
el cielo, antes estrellado,
se ha perdido en el camino.
El día es el peregrino
que el tiempo dejó olvidado
y en un andar trasnochado
de penas y desventuras,
y todas sus amarguras,
las lleva, desconsolado.

Luego,en la siesta cansada
el día pierde su brillo;
el sol, parece un membrillo
de semillas coloradas.
Las horas, como si nada,
bordan su tinte amarillo
y se oye el canto de un grillo
que en la noche va a esparcirse;
su canto, es el canto triste,
de algún paisano sencillo.

De pronto,ya todo es calma,
solo el silencio se siente
y en un gemido creciente,
se oye hasta el latir del alma.
La noche, como una palma,
abre su mano doliente
y se sienten nuevamente
las estrellas silenciosas;
cansado, el día reposa,
su sueño de amor ausente.


Escúcheme patrón



Escúcheme patrón, yo soy de abajo
y por eso no estoy arrepentido.
No se debe a una falta en mi trabajo,
es culpa de un salario muy medido.

Y fue por esa plata, tan escasa,
que aprendí a ver el mundo en rebeldía,
le quite el mascarón con que disfraza
el hombre tanta y tanta porquería...

Lo digo con razón...

Escúcheme patrón y no se ofenda,
es la verdad más pura, aunque le duela,
tan sólo el alma donde no hay vergüenza,
con ruidos de monedas se consuela.

Nunca estuve cansado de ser pobre
y en la rueda de peones llevo aliento,
porque si alguna vez me faltó un cobre,
ellos me dieron techo y alimento...

Escúcheme patrón...

Siga no más usted, engordando reses,
es justo que cultive su materia
pero levante al peón de la pobreza
en vez de sepultarlo en la miseria.

Escúcheme patrón, yo soy de abajo;
escúcheme patrón, si usted es de arriba:
tenga cuidado, no se de de vuelta el plato
y sea carne pa' perros su comida...

Lo digo con razón, escúcheme patrón...

Tus besos y mi cigarro (Milonga)



Dos gustos llevo en la boca
que nunca pude apartarlos
y que a lo largo del tiempo,
siguen viviendo a mi lado.

Uno,carmín y promesa,
sueño de amor y mal pago;
otro,que se hace cenizas,
poco a poco,entre mis labios.

Besos,que fueron un día,
recuerdo que se hace malo;
brasa viva de una boca,
que el corazón me ha quemado.

Humito de mi esperanza,
vos nunca me has traicionado.
bien haiga tabaco negro,
siempre me está acompañando.

Por ahi dicen que hace mal
el vicio de andar pitando
y que la vida me acorta
por culpa de este cigarro.

Yo pienso que es mucho peor,
pa hacerle mal a un cristiano;
haber quemado esperanzas
con el fuego de unos labios.

Sus besos ya no los tengo;
sigo pitando...pitando.