lunes, 4 de mayo de 2015

Manea



¿Pa qué decir lo que pienso, solo
si naides piensa en lo mesmo, que otro;
pa qué negar mis sentires, solo,?
me duele tener que hacerlo
total al fin via'quedarme, solo.

El viento grita pa'juera, solo,
los hombres gritan pa'dentro, todo,
si hay alguno que quiera
hacer lo mesmo que el viento
verá que pronto se encuentra, solo.

El hombre quiere gozarla, solo,
el hombre quiere que cinche, otro.
Ninguno sienta vergüenza,
ninguno culpe a ninguno,
la culpa la tiene el hombre, solo.

¿Pa qué decir lo que pienso, solo,
si naides piensa en lo mesmo, que otro;
no ven que naides entiende,
que naides tiene vergüenza ?
El hombre gusta enterrarse, solo,
pa que negar lo que siento, solo.


Caña





Mano a mano


Es a usté mesmo, paisano,
que lo quiero aconsejar;
tengo ganas de versiar
y está liviana la mano.
Como viejo, soy baquiano
y la vista no m'engaña:
la vida me dió mas maña
que a petiso chacarero;
ansí abra el ojo, aparsero,
vi'a'blarle sobre la caña.

¡La caña! ¡Diosa bendita!
Sólo al nombre, compañero,
se me pon'el tragadero
como p'haser gorgoritos.
La sensia, con sus escritos,
dise de tuita sabensia:
Ahura li habla la esperensia
d'este gáucho, duro y viejo.
Siga nomás mi consejo
y riasé de la sensia.

¿Qué tien'el pecho serráo
y tuese com'un oveja,
y se áhuga porque lo aqueja
un machaso refriáo?
Ya está el rimedio encontrao,
viejo, no le quede duda:
medesina macanuda.
- juera de tuita pavada-
es chupar caña quemada,
con un güen "taco" de cruda.

Si hase tiempo enfermo está
sufriendo 'e la "pajariya",
pa'eso es una maraviya
la caña con arasá.
Tamién caña con gutiá
es güena pa'muncha cosa,
y si el dolor me lo acosa
y en el cuerpo se l'ensaña,
misture un frasco de caña
y "esencia maraviyosa".

¿Que su china "campanuda"
está enferma de la "madre"?
No se me asuste, compadre,
y dele caña con ruda.
Verá como pronto suda,
y hasta el cuerpo se le baña;
p'haserle güena compaña,
- es justo que se lo diga-
le acomoda en la barriga
un trapo mojáo con caña.

Si la boca siente asquiada
del tabaco de otra causa,
haga unos buches, con pausa,
de caña con limonada.
Cuando la pans'afetada
de dolores, tenga usté,
no se me arroye, por qué,
no se v'a morir del chucho,
y áhi nomás, y sobr'el pucho
tome caño con ferné.

Si tien'en el pecho un "taco"
de flemaje alborotao,
no se abatate, cuñao,
métale caña con guaco.
¿Que s'está poniendo flaco
y el disgano lo acompaña?
Se li ha d'entonar la entraña
si usté aseta mi consejo,
y dispasito y parejo
hase gárgaras con caña.

Si un rival sigue su güeya
y algún miedo lo acompaña,
eche pólvora en la caña
y haga escarsiar la boteya:
que dispués no li hase meya,
ni un hombre, ni batayón
y es capás, de sopetón,
si la pisada no chinga,
de sambuyirle a Mandinga
hasta la crus el facón.

¿Que su china, en malas tratas
"se alsó como leche hervida",
y al amargarle la vida
"lo hiso arar con las peinetas"?
¡Buesqu'en los libros, resetas,
pa'ese dolor que lo daña!
¡Que pá disgrasia tamaña,
pá no morir de dolor,
no hayará nada mejor
que prendérsele a la caña!

¿Triste, com'un día de yuvia,
tien'el alma desolada?
¡Meta caña, camarada!
que ansí el dolor no lo engubia.
Que la caña por ser rubia,
tiene mucho de mujer,
y nos agranda un plaser,
y nos achica una pena...
¡Si al haser cosa tan güena
Dios supo lo qu'ib'haser!

Cuando perdamos la calma
por algún dolor projundo
y crémos que tuito el mundo
se nos echa sobr'el alma,
¡cómo se ajunta y s'empalma
tuito el dolor en la entraña!
Pero ese duelo, esa saña
qu'en el corasón se afierra,
se ha de dir a la gran perra
si se le priende a la caña.

¡Si hase bién de munchos modos!
¿V'a declararse a una china?
¡Métale caña, que ansina,
le charl'hasta por los codos!
¡Por eso es, viejo, que todos,
más o menos l'han bebido!
Y áhura, paisano le pido,
si me topa en su campaña,
le pague un vaso de caña
pá'l viejo
                SANTOS GARRIDO



Pd: En ésta interpretación, el genial don Rufino Mario García, mezcla versos con la segunda parte de éste verso que en su libro "El Agregao" don Guillermo Cuadri ("Santos Garrido") titula también "Caña" pero agrega "en segunda repetida" y que está copiao en otro aparte de este cuaderno 'e matera, de bitácora o de lo que más rabia les de.

Querencia



Montoncito'e terrones y totoras

que me vida yorar la ves primera;
ranchito aludo, rescoldao de afetos,
y remediao a sol de su pobresa.

Ombú que a los mormasos del verano
los amansó con su ramaje güeno,
y a los pamperos les sirvió'e guitarra
pa cantar las tristesas del invierno.

Pañuelito verdusco'e campo crudo
floriao por el punsó'e las margaritas,
ande aromé mi aurora cimarrona
con el áspero olor de las flechiyas.

Rincón de monte ande los arrayanes
enamoraban a la primavera,
y sangraban sus frutas los chalchales,
y se alargaban del carau las quejas.

Cañadita flecuda d'espadañas
que listaba'e rosao el garcerío,
y los patos baguales encrespaban
al marguyar, alborotaos y ariscos.

Pital cerrao, de pinchos dentradores,
ande escondía el aperiá su cueva,
y ande, al bochorno de los mediodías,
arroyaban su laso las cruceras.

Islita ande acampaban las torcasas
de volido apurao y baruyento,
y ande se óia sonar, de tardecita,
el chiflido tristón de los boyeros.

¡Querencia! ¡Amor que se añudó a las ráices
hondas y amargas de mi vida huraña!
¡Puñao de cosas chúcaras que guardo
en el güequito más soliao de mi alma!

¡Querencia! ¡Lucerito de mi rumbo!
Picana que rempuja mi cansera!
¡Albardón apretao de las dulsuras
en el campo reseco'e mi esistencia!

¡Cómo te viá olvidar si sos yo mesmo!
¡Si te mamé en la leche de mi madre
y te yevo metida entre las venas,
apurando el galope de mi sangre!

Por el honor del Gaucho

Por el honor del honor
gaucho que lo miro en yunta,
dejó en la noche una flor
y en el aire una pregunta:

¿De dónde vendrá el honor
que ayer el gaucho lucía
cuando emponchao de valor
por el honor se moría?

Si el gaucho del español
y del nativo ha surgido,
bendito de ese crisol
que personaje ha nacido.

Di Europa no puede ser
pues cada uno que vino,
en la ambición de crecer
resulta un tanto ladino.

Fíjensen por el honor
de la América enlutada,
no tuvo el conquistador
jamás respeto por nada.

En cambio el indio en su acción
de sus ruegos y gualichos
nos muestra una formación
de gran respeto a lo dicho.

Qué pena que no escribió,
el libro viene del blanco,
por eso es que pienso yo
¡cuál habrá sido más franco!

Honor, palabra y lealtad,
poncho de una sola pieza,
que el gaucho con libertad
lució con santa franqueza.

Ser gaucho es la formación
de un personaje aguerrido,
y un hombre de corazón
casi desaparecido.

Honor de gaucho cabal
bajo los cielos descalzo,
es condición natural
por ejemplo no ser falso.

La modestia y la humildad,
la valentía y el respeto,
pertenece desde ya
al gaucho noble y correcto.

Pertenece sin revés,
al hombre de fundamento,
que su palabra de pie
era como un documento.

La irresponsabilidad,
las trampas y las mentiras,
no vienen con la heredad
del gaucho que a mí me inspira.

"Pa'ser gaucho hay que nacer",
dijo Faustino Parada,
como para comprender
que el resto es pura pavada.

Ser gaucho quiero decir,
sin pretensión de caudillo,
no es solamente lucir:
rastra de plata y cuchillo.

El gaucho vive en el ser,
en las mentes y en las manos,
y en lo que se puede hacer
para bien de sus hermanos.

Salvando la confusión
que el pueblo mismo ha creado,
le canté a la formación
del honor gaucho y sagrado.

sábado, 2 de mayo de 2015

El Arrepentimiento (Salmo criollo: 50/51)



(Dibujo: Eleodoro Marenco)


1
Perdoname, Padre eterno,
olvidalo en tu bondá;
limpiame Vos de mi falta,
sacame de mi maldá.

2
Reconozco mi pecado,
nunca lo podré olvidar;
contra Vos solo lo hice
fui ante tu vista a pecar.

3
Es tu sentencia muy justa,
no es que quiera yo quejarme,
pero es que traigo el pecado
desde el vientre de mi madre.

4
Te gusta el hombre sincero
por eso me aconsejás;
quisiera que me limpiés,
sólo así podré brillar.

5
Devolveme la alegría
pa que revivan mis huesos;
y al no mirar mis pecados
me librarás de este peso.

6
Dame un corazón puro
y firme como esquinero,
no me apartés de tu vista
ni de tu Espíritu bueno.

7
Si me otorgás la salú
y un espíritu sincero
yo tropiaré por tus sendas
a reyunos y matreros.

8
Lavame Vos de la sangre
y desatame la lengua
pa cantar tus alabanzas
con toda la voz que tenga.

9
Porque no son de tu agrado
las plegarias y los rezos,
ni dar la plata a montones
ni machucarse los huesos.

10
Lo que querés de nosotros
es un alma arrepentida,
un corazón destrozado
que va llorando su herida.

11
Acordate de tu gente,
pacificá sus fronteras,
pa que puedan alabarte
gozando paz verdadera.

viernes, 1 de mayo de 2015

Sentencias del Tata Viejo



(Milonga)


Póngale el oido paisanos
a lo que voy a decir
porque les quiero alvertir
que del mundo en el concierto
les conviene hacerse el muerto
pa´ que los dejen vivir.

Cuatro edades cumple el hombre,
al cabo de haber vivido,
la inocencia en que ha nacido,
poco después la esperanza
la dicha que nunca alcanza
y por último el olvido.

Por desdenes del amor
se achican siempre los flojos
y hay mujer muerta de antojo
que no dan con sentimiento,
buena chiva y perro hambriento
dicen que si con los ojos.

Las curanderas de empacho
conocen midiendo un hilo,
otros aprecian el trigo
por el peso de sus granos,
yo digo que es mal cristiano
quien siempre muda de amigos.

El dolor educa al hombre
y es el que lo hace mas fuerte
no te quejis de la suerte
y andes llorando querellas
que al fin y al cabo las huellas
llevan todas a la muerte.

Recitado:

La mulata hace lugar
pa su amor en la cocina
mas cuando vuelve una china
del honor por sus cabales,
al ñudo son los “candiales”
y los caldos de gallinas.

Cantan poco y comen mucho
gorriones, loros y tordos,
no le hagáis los oídos sordos
al hambre de tu aparcero
comé poco, al matadero
llevan antes a los gordos.

El del chancho es mal ejemplo,
imitarlo no debés,
pa´ mi ver vive al revés
por la malicia del hombre
que lo engorde no te asombre
pa` comérselo después.

De noche en la pulpería
pasan muchos divertidos
pero sabe el buen marido
que eso mata la alegría,
ave que canta de día
busca temprano su nido.
........................................................
(Tonada)

La amistad es como el vino
mejor cuando mas añeja,
una conducta pareja
hace a los buenos amigos
y son mas dulces los higos
de la higuera que es mas vieja.

La fatiga y el cansancio
del que cumplió su jornada
dejando tierra labrada
es lo mas feliz que existe
y no hay cristiano mas triste
que el cansao de no hacer nada.

Una ciencia es el querer
de muy matrera fortuna,
el que es fuerte quiere a una
y a su gusto se acomoda,
el flojo las mira a todas
y no es feliz con ninguna.

No dejes de ir a la feria
porque te asusta el gentío,
alza el agua de tu río
aunque alaraquen los pavos,
donde pasan toros bravos
queda un solo plumerío.

Publicando sus proyectos
todo tonto se babea,
con palabras se bolea
y nunca llega su hora:
la gallina ponedora,
pone y después cacarea.

Esto que doy por consejo
me lo digo muy seguido,
nunca te alejés del nido
si queris vida dichosa,
el fin del muerto es la fosa
y del ausente el olvido.

Recitado

El que es pobre en lo que caiga
se tiene que “conchavar”
si no “queris” trabajar
no andes rogando que llueva
ni le pidas botas nuevas
al que te mande a bailar.

No hay dicha que dure siempre
ni mal que el tiempo no borre
sépalo el hombre que corre
por la vida como loco
piedra a piedra y poco a poco
se hace mas firme una torre.

Muchas veces la pobreza
reconcilia a las comadres
y no hay nada que les cuadre
mejor que verse en apuros,
pal´ güen hambre no hay pan duro
ni hijo fiero pa´ la madre.

A unos le suebra riqueza
también a otros la impaciencia
unos tienes la prudencia
de advertir que de mil modos,
Dios ayuda mas que a todos
al que hace las diligencias.

Se precisan mil astucias
para vivir entre la gente
y no vasta ser prudente
pa' terciar con buenos socios.
el mejor del los negocios
siempre ha sido el ser decente.
.................................................................

(Chacarera)

La vida se va a tirones
como en el juego del pato
no procedas de arrebato,
ni madrugues el tirón
que ahí se encuentra el patón
con la horma de su zapato.

Bien puede que se arrepienta
el que te haya hecho algún mal
pero tenelo a bozal
y cabresto todo el año
porque el burro que ha hecho daño
vuelve otra vez al maizal.

Hay sonsos muy presumidos
De gallos y d'entradores
No te apuris en amores
Cuando andis de forastero
el chancho mas pachorrero
da los jamones mejores.

Estribillo:
Al que suda lo critican
Los ociosos en la plaza
pero el músico de raza
va derechito a su atril
y no hay mejor albañil
que el que hace su propia casa.

No mezquines la guayaca
Mas no peques de suntuoso,
No puede ser generoso
El que en los gastos se pasa,
Los calditos de la casa
Son siempre los mas sabrosos.

Mas ande aflueja el cobarde
Puede triunfar el bizarro
no andis culateando el carro
ni al trabajo te retobes,
jamás cortarás adobes
si no te ensuciás con barro.

No te aproveches del chico
ni agarrís parada al vuelo
y se aflojan el anzuelo
no exageres tus alardes
porque es cosa de cobardes
golpear al que está en el suelo.

Estribillo:
Al que suda lo critican
Los ociosos en la plaza
pero el músico de raza
va derechito a su atril
y no hay mejor albañil
que el que hace su propia casa.

Recitado
Cada paso que da el hombre
le van creando deberes
 y asigún mis pareceres
 si al hombre ducho y prolijo
 le da su mujer un hijo
sabe mudar los placeres.

No basta tener cabeza
 ni claro ingenio despierto
y debés tener por cierto
que al andar la procesión,
los puros de corazón
dirigen siempre el concierto.

Con la mujer salidora
el más toro se atraganta
pero la madre que canta
cociendo ropa pa`l hijo
es buena hembra y de fijo
poco menos que una santa.

Acostumbrate a seguir
tus rumbos firmes y fijos,
los varones mas prolijos
se glorian de respetar
en la mujer al hogar
y a la madre de sus hijos.

Ni una se muestra insensible
a los ajenos dolores
ellas entienden de amores,
ellas saben del querer,
no hables mal de la mujer
que te ha entregao sus favores. 


.................................................................

(Cueca)

Si sabís templar las cuerdas
pa`ser cantor preparate
y en el fandango acordate
si hay por medio algunas 'naguas
que unos calientan el agua
y otros se toman el mate.

No te andís haciendo el ancho,
no tenís cuero bendito,
ni se te haga que a tu grito
te han de dar cancha carpida,
acordate que en la vida
no hay enemigo chiquito.

Si alguien te lleva en la armada
no lo dejis que desborde
mas cuando un curao te aborde
por las copas ya doblao
tratalo como un mamao
dejalo pastiar que engorde.


Se va la otra!
No abandones la mujer
qu'en cualquier tiempo quisiste;
quien de amores no se asiste
vive siempre resentido,
desconfiá del aburrido,
del mentiroso y del triste.

Cuenta el hombre enamorao
sus tristezas a la luna,
sin saber que es gran fortuna
sufrir por una mujer
y que no hay peor padecer
que no sufrir por ninguna.

Si alguien te lleva en la armada
no lo dejis que desborde
mas cuando un curao te aborde
por las copas ya “doblao”,
 tratalo como un “mamao”
dejalo pastiar que engorde.

Recitado:

Defendete de lisonjas
de toda vana apariencia
desconfiá, si en tu presencia
alguno es muy lisonjero,
porque es fácil que en tu cuero
se consuelen en tu ausencia.

La vanidad, la soberbia,
y el miedo, aconsejan mal.
Ha de saber el mortal
en ocasión de un enriedo,
no tenerle miedo al miedo
que más miedo le va a dar.

Yo enumero las virtudes
asigún su calidá:
primero está la bondá
del corazón del cristiano
que nunca niega su mano
a un'obra de caridá.

No hay como andar en la mala
pa´ver claritas las cosas.
Las gentes son caprichosas...
y yo hi oido en los velatorios,
después de los responsoríos,
las chacotas más graciosas.

La juventú' es pa' vivirla
entre caricias y besos;
luego vienen los trompiezos
pero hay que ser bien mandao,
a flete que ha trabajao
no le faltan sobrehuesos.

Por tu aguante en el trabajo
has de medir tu valer
no enderieces a comer
como chancho pa´l afrecho
para alquirir tu derecho

antes cumplí tu deber!

(Cifra)

Vivir a la par del tiempo
es lo que hay que procurar,
no te apuris por llegar
ni al tiempo le des ventaja,
vive la vida y trabaja
la muerte es pa' descansar.

Al que en la cancha te pise
la planta de la parada,
no se la dis por ganada
y defendé tu derecho,
aprendí a nadar de pecho
de frente a la correntada.

El tonto que llega a rico
reniega hasta del zapallo
y en este punto no fallo
porque a la antigua discurro:
mas vale un dichoso en burro
que un infeliz a caballo.

Aunque el cuero ha de ser flaco
pa´ sacar firme un trensao,
vive el hombre destinao
a la suerte que soporta
y el tiento siempre se corta
de fijo en lo mas delgao.

Recitado:

Ande reculan los flojos
un alma grande se afana,
ni te alargue la chingana,
ni el fracaso te acobarde,
la derrota de esta tarde
es el triunfo de mañana.

Nunca perece del todo
el buen gaucho aunque haiga muerto
pues ha de tener por cierto
que su osamenta vencida
güelve otra vez a la vida
hecha luz sobre el desierto.

Si el amor te da cachorros
te hace falta esta alvertencia:
el niño trae en esencia
la fuerza de andar caminos,
el rumbo de su destino
depende de tu prudencia.

Quien no quiere hacer las cosas
argumenta que no entiende
pero aquél que las empriende
aunque yerre al comenzar
al cabo viene a probar
que echando a perder se apriende.

Cantale a las cosas bellas
que por algo sos canto,
no le niegues al amor
la tristeza de su acento,
no por crujir contra el viento
mezquina el árbol su flor.
.........................................................
(Cueca)

La salud nace del alma
y en estos credos me tapo,
la avaricia ruempe el saco
quita el sueño la ambición
y es mas lindo vivir flaco
que morir de indigestión.

Y aguantame estas verdades
sin hinchar el costillar,
no te me vais a enojar
mira que la cosa es clara,
cuando les lavan la cara
los chicos saben llorar.

Al que se muere lo entierran,
dice un antiguo refrán,
es imprudente confiar
en amor o amigo incierto,
conviene pasar por muerto
pa´saber quien va a llorar.

Que cosa linda es el mundo
que linda cosa el querer
quien me pudiera volver
aquella dicha perdida
no hay nada mas bello en la vida
que el mirar de una mujer.

Recitado:

Si cantan de contrapunto
nunca apuren la partida
que es de gente bien nacida
sofrenar los arrebatos
pa´ que vengan malos ratos
suebra tiempo en esta vida.

El vino es como un cordial
que hay que tomar despacito
apurando los traguitos
toda la dicha se acaba
porque allí le ve el cristiano
solo el lao fiero a la taba.

El que es hombre alegre es bueno
y se debe divertir
pero les debo alvertir
que no hay alegría cierta
si en la vida no se acierta
primero a saber sufrir.

Mi ciencia es analfabeta,
ciencia criolla mal hablada,
mas sepan que fue mamada
en las ubres de la vida
por alma criolla curtida
y al sufrimiento templada.

Pa´ ganar sus vestiduras
los honrados siempre sudan
ropas ajenas no escudan
el que es ladrón vive triste
y al que de ajeno se viste
casi siempre lo desnudan.
................................................................

(Canción)

Todo anda contrapesao
de este mundo en la balanza,
al pobre nunca le alcanza
pa´contentar el hocico,
mas cuasi todos los ricos
son enfermos de la panza.

A fuerza de rodar tierra
y de andar constantemente
se me ha hecho tan patente
lo que te voy a decir:
no hay cosa como el sufrir
pa´ que se ría la gente.

Sigue al ocio el desaliento,
un malestar: la tristeza;
el que es haragán empieza
por nublarse en su desidia
con las sombras de la envidia
que es la pior de las malezas.

"Recen"  apuesta el pudiente
demasiao caritativo,
no le aceptes sin motivo
chaucha, labor ni  responso
que adentro del cara 'e sonso
siempre se escuende algún vivo.

Aunque otros gocen contando
de sus caudales las uvas,
jamás de avaro presumas
ser avaro no es de criollo
y es triste no comer pollo
por no botar ni las plumas.

Sin amores, toda vida,
de fijo se queda trunca
y aunque te nieguen las uncas
consolate sobre el pucho:
es más lindo querer mucho
que no haber querido nunca.

Recitado:

Y aunque a veces son forzosos
los trances mas afligentes,
siempre muestran los valientes
al mal tiempo buena cara,
con pan duro y agua clara
son dichosos los decentes.

Los que no trabajan nunca
por diversas causas gimen,
los trabajos nos redimen
de nuestros bajos anhelos;
del ocio nacen los celos,
el odio, el robo y el crimen.

Ricos y pobres andando
pal´ mesmo lao caminamos
y al ñudo nos afanamos
por rangos tan pelegrinos
pues se juntan los caminos
en la noche hacia ande vamos.

En las canchas de la vida
se corren muchos chimicos
y se ha visto entre milicos
de diversa graduación
que los guapos nunca son
soberbios con los mas chicos.

El abusarse del débil
nunca es prueba de valor,
la medida del rigor
con que al flojo lo tratamos
es la misma en que aflojamos
ante una juerza mayor.

Mula de orejas blanditas
es seguidora y leguera
y sin verlo en la cuadrera
el gaucho no se equivoca,
flete educao en la boca
es flete de ir pa'nde quiera.
..................................................

(Milonga) 
A juerza de rodar tierra

Si te gusta ver el circo
fijate en las payasadas,
las más fuertes carcajadas
siempre las suele arrancar,
aquél que debe aguantar
los golpes y bofetadas.

Quien no sabe hallar el agua
que no se meta a tropero,
en el campo es lo primero
que se debe averiguar,
el agua suele sobrar
en los dominios del tero.

Con calma echate a rodar
por los caminos del mundo
y con andar errabundo
andá d'entrando en concencia
que la mayor de las cencias
es un silencio profundo.

Ansí vivió el Tata viejo,
la bondad era su cencia,
siempre limpia la concencia
siempre alegre el sentimiento,
transformando el sufrimiento
en la flor de una sentencia.

Recitado:

Ya se me acaba el tabaco
y aquí me despido yo,
si en tanto dicho hallás vos
errores, tené presente
que quiero doblar mi frente
como cristiano ante Dios.

A la luz de un candil (Tango canción)



¿Me da su permiso, señor comisario?
Disculpe si vengo tan mal entrazao,
yo soy forastero y he caido al Rosario,
trayendo a los tientos un güen entripao.
Quizás usted piense que soy un cuatrero,
yo soy gaucho honrado a carta cabal,
no soy ni borracho ni soy pendenciero;
¡Señor comisario... yo soy criminal!...
-
¡Arrésteme, sargento,
y póngame cadenas!...
¡Si soy un delincuente,
que me perdone Dios!
-
Yo he sido un criollo güeno,
me llamo Alberto Arenas.
¡Señor... me traicionaban,
y los maté a los dos!
Mi china fue perjura,
mi amigo era un sotreta;
mientras yo fui a otro pago
me basureó la infiel.
Las pruebas de la infamia
las traigo en la maleta:
¡las trenzas de mi china
y el corazón de él!
-
¡ No apriete, sargento, que no me retobo!...
Yo quiero que sepa la verdad de a mil...
La noche era escura como boca e' lobo;
Testigo, solito, la luz de un candil.
Dispués..., cuasi nada: un beso en la sombra...
Dos cuerpos cayeron, y una maldición;
y allí, comisario, si usted no se asombra,
yo encontré dos vainas para mi facón.
-
¡Arrésteme, sargento,
y póngame cadenas!...
¡Si soy un delincuente,
que me perdone Dios!




Si sabís templar las cuerdas (Cueca)




Si “sabís” templar las cuerdas
 pa` ser cantor preparate
y en el fandango acordate
 si hay por medio algunas 'naguas'
que unos calientan el agua
y otros se toman el mate.

No te “andís” haciendo el ancho
no “tenís” cuero bendito
ni se te haga que a tu grito
te han de dar cancha partida
acordate que en la vida
no hay enemigo chiquito.

Si alguien te lleva en la armada
no lo “dejis” que desborde
mas cuando un “curao” te aborde
por las copas ya “doblao”
 tratalo como un “mamao”
dejalo “pastiar” que engorde.

No abandones las mujeres
qu'en cualquier tiempo quisiste;
quien de amores no se asiste
vive siempre resentido,
desconfiá del aburrido,
del mentiroso y del triste.

Cuenta el hombre enamorao
sus tristezas a la luna,
sin saber que es gran fortuna
sufrir por una mujer,
y que no hay peor padecer
que no sufrir por ninguna.

Si alguien te lleva en la armada
no lo “dejis” que desborde
mas cuando un “curao” te aborde
por las copas ya “doblao”
 tratalo como un “mamao”
dejalo “pastiar” que engorde.
----------------------------------

Recitado:

Defendete de lisonjas
de toda vana apariencia
desconfiá, si en tu presencia
alguno es muy lisonjero,
porque es fácil que en tu cuero
se consuelen en tu ausencia.

La vanidad, la soberbia,
y el miedo aconsejan mal.
Ha de saber el mortal
en ocasión de un enriedo,
no tenerle miedo al miedo
que más miedo le va a dar.

Yo enumero las virtudes
asigún su calidá:
primero está la bondá
del corazón del cristiano
que nunca niega su mano
a un'obra de caridá.

No hay como andar en la mala
pa´ver claritas las cosas.
Las gentes son caprichosas...
y yo hi oido en los velatorios,
después de los responsoríos,
las chacotas más graciosas.

La "juventú" es pa' vivirla
entre caricias y besos;
luego vienen los trompiezos
pero hay que ser bien mandau
a flete que ha trabajau
no le faltan sobrehuesos.

Por tu aguante en el trabajo
has de medir tu valor
no enderieces a comer
como chancho pa´l afrecho
para alquirir tu derecho
antes cumplí tu deber.

(Fragmento de la obra "Sentencias del Tata Viejo" de don Buenaventura Luna)

jueves, 30 de abril de 2015

El fortín (Triunfo)

La vida en los fortines
fue desangrada
peleando contra la indiada.

Y cuando un corneta
tocaba diana, 
todos movían con el alba.

Luego en los pisaderos, 
cortando adobe
siempre cumpliendo las órdenes.
O con el arado
 haciendo la chacra,
sembrando cuadros de alfalfa.

¡Aura!
Unos de rombines, 
otros de guardia 
hasta pasar la mañana.

Apenas un descanso
para un almuerzo
y a trabajar en silencio.

Pobres no dormían, 
ni descansaban
haciendo de imaginaria.

Sin ropa en un patrio
y sin protestas
salían de descubierta.

La menor palabra
de un desacuerdo, 
iban al estaquiadero.

¡Aura!

Pobres nuestros gauchos
¡qué vida triste!...
Morían en los fortines.

Bien clinudo (Estilo)

Tuve cuando era muchacho
un picazo vivaracho,
pingo que no he de olvidar,
mi Tata lo había domao
y me lo dio de bocao
pa'que lo empezara a andar.

Picazo y de cuerpo chico
y el flequillo hasta el hocico
le llegaba alguna vez,
como un bagual de coludo
y desde ya, bien clinudo
porque nunca lo tuzé.

Estampa que se desfleca
de orejas cortas y chuecas
y bastante compadrón,
de vasos negro' y chiquito
y en la frente un lucerito
mesmo que una bendición.

Como ninguno mansito
y tristemente repito
quien sabe ya ha de tener
otro pingazo pingazo
como lo fue aquél picazo
para andar y pa'correr.

Después se hizo con el freno
escarceador y sereno
habiendo que trabajar
entre saltos y rayones
sabía correr de garrones
y como un trompo girar.

Con sólo el cuerpo ladearle
pa qué mandinga tocarle
las riendas en un apurón;
si era una pluma en la boca
y hoy su recuerdo me toca
muy suave en el corazón.

Después de muchos caminos,
bajo los cielos barcinos
cuando domar empecé
pa'no arrearlo con los potros
sabe Dios de que con otro,
en lo'e "Pancho" lo dejé.

Allá pasó los treinta años
como un potro no es extraño
pues ya nadie lo ensilló
y murió como les digo
en el campo de ese amigo
que tal vez ni lo tocó.

Por eso mi amigo Pancho
quiero volver por su rancho
como en antaño llegué,
porque comprenda de paso
que si le canté al picazo
¡cómo olvidarme de Usted!