miércoles, 26 de octubre de 2016

El Moncholito Ramón (Chamarrita)



La Mojarrita Palmira
buscaba para nadar
las aguas de más arriba
porque el sol la hacía brillar.

Decía que era de plata
el traje que Dios le dió
y sin piedad se burlaba
del moncholito Ramón.

Porque el moncholo era feo,
bigotudo y muy bocón
para colmo barrigudo
y de un triste color marrón.

Y así termina esta parte
que fue la presentación
de la mojarra Palmira
y el moncholito Ramón.

Una mañana Palmira
tomaba un baño de sol
y vino para comerla
un gran Martín Pescador.

Pero al ver lo que pasaba
el moncholito Ramón
abrió su boca grandota
y allí a Palmira escondió.

Cuando ya pasó el peligro
y la mojarra salió,
no vio pez en todo el río
más hermoso que Ramón.

Y así termina esta historia
con una sabia lección:
"De que lo lindo y lo feo
se encuentra en el corazón".


------------------------------------------------------------

Chamarrita de Alcaraz (Chamarrita)



Se rejuntó el bicherío
hace mucho tiempo ya,
a bailar la chamarrita,
chamarrita de Alcaraz.

Volando van los chasqueros
muy dispuestos a invitar
a Santa Fe un Teru-teru
y a Corrientes un Chajá.

Por entre arroyos y aguadas
se vino don Yacaré,
del brazo con la Tortuga
versados en chamamé.

Escoltados de un Carau,
un coqueto Tuyuyú,
un Cuis y un Capibaé
montao en la Curiyú.

Despiertan los musiqueros
la chamarrita mejor,
hay un Zorro guitarrero
y un Tatú con la acordeón.

Un Guasuncho bastonero
dio la Nutria a un Charabón,
la Iguana coluda y vieja
al Hurón por peleador.

Después de mucho bailar
dijo el juez, un Dormilón:
-"Es la pareja mejor
Comadreja y Vizcachón".

Se terminó la función,
cuento de nunca acabar,
cuando bailaron los bichos
Chamarrita de Alcaraz.






Brochero



Andaba el cura Brochero
en su mula malacara,
entre inhóspitos caminos
y entre antiguas rastrilladas.
Vestía bombachas viejas,
sombrero negro, alpargatas,
y no cabían más remiendos
en su gastada sotana.

Todos los pobres del pago
esperaban su palabra,
sentenciosa y pregonera
de la doctrina cristiana,
y hasta los ranchos lejanos
de las viejas Sierras Altas
cuando había algún enfermo,
el curita se acercaba
para llevarle consuelo
y la ayuda necesaria,
a veces, con un remedio
fruto de plata prestada.

Pidiendo perdón a Dios
solía pitar un chala
y otras veces, en su andar,
hasta un boliche llegaba
donde aceptaba gustoso
el convite de una caña.

No mezquinaba en prenderse
en partidas de barajas,
ya que era bueno en el truco
y con picarescas mañas
ocultaba, en ocasiones,
bajo el poncho, el as de espadas.

Con entera sencillez
el cura gaucho brindaba,
a todo necesitado
muestras de afecto y bonanza.
Apóstol de los humildes,
su obra quedó plasmada
en iglesias, en colegios
y en caminos que él trazara.

Siempre escaso de dinero
a los ricos se acercaba
usando, al solicitarlo,
el peso de sus palabras:
“tal vez no te lo devuelva,
te agradezco la gauchada”.

Visitando a los enfermos
de toda la grey serrana
contrajo la enfermedad
que a la muerte lo llevara.
La lepra apagó su vida
más no pudo con su alma
que a través de sus milagros
sigue viva, no se apaga.

Esa obra prodigiosa
que Brochero nos legara,
hizo que el Papa Francisco,
fiel a las leyes sagradas,
le diera, en su bendición
todo el poder de su gracia
y hoy es San José Gabriel
patrono de nuestra patria.

Afirman en “Tras la Sierra”
que en cada noche estrellada,
se ve una negra figura
en su mula malacara,
andando en los escarpados
caminos de las quebradas
para esfumarse de a poco
al ir floreciendo el alba,
dejando tras sí una estela
en forma de Cruz dorada,
simbolismo de bondad,
de amor, de fe y esperanza.


martes, 25 de octubre de 2016

Martín Fierro (Ballet folklórico Nacional - año 1999) Norma Viola & Santiago Ayala ¨El Chucaro¨






Liturgia Huarpe (Canción)


(Foto: Huarpes)


Cuando el cristiano se llegó 
cerro negro adentro
para sacar al indio de su patria
se quejó la montaña y crujió  
con dolor de siglos y milenios;
hizo el Tronador de sus abismos, bombo, 
el  Nevado  envejeció de nieves,
el Descabezado forjó ríos de lavas y cenizas
y llegó el lamento hasta las más altas cumbres
del majestuoso Aconcagua.

Montado en la sombra
jinete en la noche
huilla coyun pampa
de coirón su porte...

Ata al malonquero
que el Arauca esconde,
llanto de Upamarca
de la raza bronce
Iacapay huiliche
de nihuil bravía
tu suelo es mi suelo,
tu patria es la mía,
Viajero de estrellas
ya sin tu lauquen perdido
en las nubes te recordaré...







viernes, 21 de octubre de 2016

El viento me las dejó (Aire de milonga)




Hay coplas que nadie sabe
porque nadie las cantó,
nacieron en los caminos
y el viento se las llevó...

Y así fueron rebotando
por distancias olvidadas,
hasta quedarse dormidas
adentro de una guitarra.

La guitarra tomó al hombre
que se encontraba vacío
y regalándole coplas
lo fue manteniendo vivo.

Y dicen que desde entonces
si una copla se despierta,
el hombre vive en el canto
desde una guitarra abierta.

Hay coplas que nadie sabe
porque nadie las cantó,
el viento se llevó muchas...
pero algunas me dejó.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Pirata de los ojos celestes (Gato)




Cuidado niño que juegas
con un bote de papel,
¡cuidado niño que juegas,
con un bote de papel!
Hay extraños en la costa
y te pueden sorprender...

Anda niño, vete a casa
mientras que puedas poder
y a la Virgen del Rosario
no olvides agradecer:
no te haya hecho carnada
algún caballero inglés.

Anda niño, vete a casa
mientras que puedas poder
y a la Virgen del Rosario
no olvides agradecer:
¡cuidado niño que juegas
con un bote de papel!



De allende los mares vienen
a todo garfio otra vez,
¡de allende los mares vienen
a todo garfio otra vez!
Piratas de ojos celestes
que quieren prevalecer.

Anda niño, vete a casa
mientras que puedas poder
y a la Virgen del Rosario
no olvides agradecer:
no te haya mandado a pique
algún caballero inglés.



Anda niño, vete a casa
mientras que puedas poder
y a la Virgen del Rosario
no olvides agradecer:
¡cuidado niño que juegas
con un bote de papel!

Doña Adela - su vida, un paisaje hecho canción.



Homenaje a Doña Adela Marogna de Londra y su compañero Don Rogelio Londra

realizado por Hugo Spiazzi.

Soy el Hijo del Puestero



Me he levantau' cabrero
bastante malhumorau'...
porque anoche me he enterau'
que el patrón busca puestero...
por mis ancestros camperos
rindiendo honor a mi gente,
seré yo quien se presente
al llamado del Patrón,
diciendo ¡¡¡Aquí está su peón!!!
del puestero descendiente.

Enfermo cayó mi Tata
y el patrón busca reemplazo...
mientras yo tenga dos brazos
seré quien cubra su falta...
en menos que un gallo canta
tendré la vaca ordeñada,
caparé la potrillada
y marcaré los novillos,
también domaré al potrillo
que se la tengo jurada.

Mala suerte tu destino
hasta mis brazos te trajo...
debo cuidar mi trabajo
voy amanzarte ladino...
te juro potro asesino
por mis ancestros camperos...
que tus humos de mañero
se terminan este día...
y gritaré con alegría
¡¡Soy El hijo Del Puestero!!

No se vaya creer Patrón
que no hay orgullo en el pobre...
aunque gurí soy un hombre
si hay que afirmar el garrón...
usted expondrá su razón
yo expondré mis condiciones...
no engrille mis ilusiones
que pal' orgullo no hay rejas...
usted me esplica sus quejas
yo les esplico mis razones.

En estos tiempos fuleros
un gurí debe aprender...
a saberse defender
si el invierno viene fiero...
déjeme Patrón que quiero
continuar lo de mi padre...
pa' que vea que su sangre
de criollo, gaucho, campero...
ya tiene un fiel heredero:
el que educó con mi Madre.

""Soy El Hijo Del Puestero""
Herencia de raza gaucha...
De alpargatas y de bombachas
sencillito y bien campero...
Soy de su sangre heredero,
brote de criolla raíz...
Soy orgulloso y feliz
al abrir esta tranquera...
con una ilusión campera
¡¡¡Pa' Mi Bendito Pais!!!

Destino cantor (Milonga)




Soy cantor de nacimiento
y muy sencillo al hablar,
siempre me gustó cantar
expresando lo que siento;
con hondura y sentimiento
voy marcando mis senderos,
versos al decir campero
en mi pecho se agigantan,
milongas en mi garganta
y un corazón guitarrero.

Soy un poco campechano
porque así quiso el destino,
me gusta andar el camino
y brindar firme, la mano;
es un gesto muy paisano
que siempre voy reflejando
herencia que iré llevando
en dos alas, mi desvelo:
una pa mantener el vuelo
y otra pa seguir volando.

Llevo en el alma canciones
que hablan de jineteadas,
de yerras y campereadas
con notables emociones,
y en distintas ocasiones
suelo cantarle al amor,
al puestero, al payador,
al que la patria levanta
y soy desde la garganta
más Argentino y cantor.

Me gusta andar el camino
para ver mejor la huella,
con el canto como estrella
se camina más seguro,
por eso no me apresuro
y me brindo en toda ocasión
y entrego de corazón
la chamarrita costera,
la milonga bien campera
con el pial de la emoción.

Soy de la patria del trino
donde se luce el paisaje,
donde a juerza de coraje
abrió la historia un camino
y en alas de ese destino
no ha de haber cosa mejor
que el de brindar con amor
la palabra agradecida:
y homenajear a la vida
con mi orgullo de cantor.

Cantor que canta su tierra,
es doblemente cantor;
que el de brindar lo mejor
a su folclore se aferra
y en la cultura queencierra
el más profundo valor,
seré la expresión mayor
por honrar este camino,
y cumpliré mi destino
de haber nacido cantor.


domingo, 2 de octubre de 2016

Veterinario de campo




Se reía el 'vetrinario'
cuando le dije en confianza,
"yo acudo a la vieja usanza
con remedios anticuarios;
son prácticos, necesarios
entre la gente campera,
le curo cualquier manquera
de la cuerda o del encuentro
y sin irme más pa'dentro
le explicaré la manera".

"De la cuerda hay que punsarlo,
que salga ese mal de adentro,
ahora en cambio del encuentro:
con grase'e potro frotarlo,
con un caracú foguearlo
(aguanta cualquier fagina)
igual que la trementina
o que jabón al alcohol,
¡los remedios míos son
de vieja usanza Argentina!."

"A yeguarizo pasmao
con los ojos como bote
busco la vena al cogote,
lo sangro y está curao.
Ahura si fuera embichao
cuelgo un sapo como juera,
en la oreja se le enredan
unas palabras sagradas
le doy vuelta la pisada
y ni un gusano le queda."

"Si fuera deshortijao
una cerda es necesaria,
se ata la pata contraria
y afirma la que ha aflojao;
¡son remedios bien probao'!
por eso en ellos confío...
con tres golpe'en el vacío
si del mal de orín se queja,
lo largo a un corral de oveja
y se cura, ¡amigo mío!"

"Curo el moquillo hábilmente,
ahumándolo con romero,
se foguiar un hormiguero
con un asador caliente,
y así sucesivamente,
cada cual en su labor
aunque no le den valor
con éstos remedios y otros:
le curo vacas y potros
sin estudio de 'dotor'."




Autor: lo estamos averiguando...