viernes, 30 de noviembre de 2012

Mi caballo atado (Triunfo)



Mi caballo atado 'ta relinchando,
'ta relinchando.
Déjelo que relinche yo estoy cantando
yo estoy cantando.

Este es el triunfo, triunfo de las mujeres,
de las mujeres.
¡Qué bonito lo bailan cuando ellas quieren,
cuando ellas quieren!

Laralalala lailaralala... cuando ellas quieren

Una gallina baya y un gallo overo,
 y un gallo overo,
son las primeras aves de un pueblo nuevo,
de un pueblo nuevo

Este es el triunfo, triunfo, cantar de mi alma,
cantar de mi alma...
Más quiero dulce muerte que vida amarga,
que vida amarga.

Laralalalaila lailaralaila... que vida amarga.

Para dejar



Suelen llamarlo al pago:
"Patria chica" y nada más;
aquellos hombres que saben
lo nombran "Eternidad".

Eterno es el horizonte
si es eterno el galopear;
las mismas penas del hombre
nacen de la eternidad.

Campeando horas perdidas
le escapo a la soledad
que es una tumba vacía
repleta de inmensidad.

Vigilao y en cautiverio
a veces quiero soñar;
un sueño se sueña fácil
pero es un sueño nomás.

Siento que soy siempre joven
y al tiempo puedo asustar,
sueño que miro mi vida
o que tengo libertad.

Sueño que los buenos hombres
para siempre existirán,
¡vivo soñando alegrías
que no se si llegarán!

Cuando el sueño llega y pasa,
el sueño ha de terminar;
y tengo las manos llenas
de nada para dejar.

Ni mi pago tengo cerca
ni es verdad mi libertad,
solo tengo a mi guitarra,
¡no me importa tener más!

Ley gaucha (y la otra)

(Pintura: "Ya falta poco" de Francico Madero Marenco)



¡¿Y, ahura... ¿¡con qué cara me güelvo..
'staré, mesmo, mancháo?...
Diez años entre rejas, y esta cuenta
que pa naide se borra, aunque he pagáu...

¡Y, yo que me entregué tan inocente...
tranquilo, carculando
que un asunto de afrenta de hombre a hombre,
se arregla de hombre a hombre, mano a mano!...

¡Dirse a quejarse al Juez, por una ofensa...
¡Sería pa castrarlo!...
¡Pa perder el rispeto hasta'e los hijos!...
¡Bonito ejemplo pa que se hagan machos!...

A mí, me hirvió la sangre, de vergüenza
al quemarme la ofensa del bandallo!...
Tres veces que lo alcé en el cuchillo:
"Por mi padre"; "por mí"; "por mi muchacho"!
...................................................................
...................................................................
                                                                                                 
...Hay que mirar las cosas pa'delante...
Pero, no veo claro...
Me han enredao el alma y la concencia...
Cuasi me desconfío de ser malo!...
Se me suben las ansias
de volar a mi rancho!
darle un beso a mi china
y tenerla apretada un rato largo...
Decirle a mi gurí: 'stás hecho un hombre...
y sentirlo agrandarse en el abrazo!...
.............................................................
Me sofrena este miedo!...
Y me achico temblando...
¡Si me habrán rebajao, también pa ellos!...
¡Si risulto ser hombre mal mirado!...
.................................................................
.................................................................
Sea lo que Dios quiera...
Yo me güelvo p'al pago!...
Con la idea, nomás, estoy blandito...
Lo pide el corazón... hay que hacer caso...
..................................................................
..................................................................
¡Qué dicha!... ¡Qué ventura!...
¡Es condena, diez años!...
.....................................................................
.....................................................................
Me han deshecho, estos brutos...
¡Véamé... lagrimeando...
.......................................................................
.......................................................................
                                                                             _______________________
... Y, vi'a esperar que aclare...
He de llegar con sol, y bien dispacio...
Pa que me reconozcan desde lejos;
y dir sabiendo algo...
.........................................................................
.........................................................................
                                                                                _____________________
¡Paraje hermoso, mesmo!...
Fíjese, qué pintura ese pedazo!...
Parecen arreglaos los coronillas...
son patrones del campo...
Hay convite y festejo.
Las mozas van llegando...
A lo lejos, semejan ser florcitas...
Perjume y colorinche... un desparramo...
Este tala: un viejito.
Durmió sobre el recado
y ricién se ricuerda; si entuavía
no ha juntao ni las pilchas... 'stán secando.
-Medio juerte, el rocío- compañero-...
Mala ocurrencia de dormir al raso...

-Yo soy de la riunión...! qué se figuran!
No vi'a seguir de largo.
Si vengo anoticiao de que hay jolgorio
en el Puesto'e Venancio...
¡Y, no ha de haber! ¡carcule!...
¡Llega un resucitao!...
De juro, va a ser grande la sorpresa...
¡Muchos han de quedar, por un güen rato...
..................................................................
                                                       ______________________
Pudiese prevenirlos...
... Vi'a esperar que me alcanse ese paisano.
                                                       _______________________
-Güenos días.
                    - Güen día...
                                       -(¿Estoy dispierto!
¡Si es mi vivo retrato!)
'Staba por preguntarle,
por las señas de un tal... un tal Venancio...
que hace tiempo... no sé... según me dicen...
tuvo algún trompezón, y dejó el pago...
-Y, ¿se puede saber, pa qué lo busca?
-Es, que juimos amigos, hace años,
y yo, nunca lo tuve por mal hombre...
Quería saludarlo...
- ...
- Pa ser franco -mocito- vi'a decirle
que yo conozco el caso: ...
¡En güena ley mató!...
                              -¡Dios lo bendiga!
¡Déjeme que lo abrace este muchacho!...
Perdone la confianza... ¿Pero!... ¡Y ésto?
- En güena ley -Venancio-...
- ¡Tata!...
               -M'hijo...
                             -¡Mi madre!...
¡Vamos!- tatita-... Vamos...


Julio 7 de 1942.   



Con las riendas sueltas


(Foto: Eduardo Amorim)

Mi pingo se haberá dicho
que vos sestiando a caballo...
Y yo, no estoy muy seguro
de no haber, hasta soñado...

Si hasta le crucé las riendas
como extraviao que confía
lo saquen pa la querencia...
.........................................
Hiciera el menor sonido,
esto que adentro sucede:
mesmito que las visiones
jugasen dándonos temple...

Y, tan callao como vine,
sin soltar una palabra,
iban a escuchar de veras,
voz y música de alma!
............................................
Hubiera dicho, mi zaino:
llevo un pájaro en el lomo...
lo lindo... que va cantando!...

Abril 21 de 1938.

El rancho voltiao


(Pintura: Francisco Madero Marenco)

L'agua sola, no podía;
en su ayuda, vino el viento-
no era de piedra mi rancho,-
y entre los dos lo han deshecho!

Se ablandaron los terrones
y, al dir aflojando el cuerpo,
con un golpazo del aire
quedó tendido en el suelo!...

Como en el pecho de un hombre
sonó la queja: por dentro!
Y ansí como a un corazón
apretó al fogón, el techo...

Vide, mesmo su agonía,
de mientras que duró el fuego!...
Era el dírsele la vida,
l'humito que iba saliendo...
............................................
¿Por qué me habré estao mirándolo!
Pa tener estos ricuerdos...

Las huellas de Dios (Salmo criollo: 18/19)


(Pintura: Juan Manuel Blanes)

1
Los cielos cantan la gloria
escrita en el firmamento;
muje el día en su contento
al día que va delante:
que de noche a noche cante
repitiendo el argumento.

2
No son palabras de hombre,
no conversan en cristiano,
y aunque su hablar no es humano,
es muy fácil de captar
llegando en su galopiar
a los pagos más lejanos.

3
Al sol le tendió su toldo
en las tranqueras del cielo
pa que emprendiera su vuelo
del levante hasta el poniente
dando luz a los vivientes
que anidan en este suelo.

                                ¡segunda!
4
Este sol es sólo imagen
y reflejo de la Ley
que conforta al alma fiel
y es testimonio seguro
para el hombre recto y puro,
y más sencillo que un güey.

5
Los preceptos del Señor
son rectos, dan alegría,
iluminan como el día
cuando el sol brilla en la altura.
La Ley del Señor es pura
y es eterna garantía.

6
Sus juicios son verdaderos
todos justos por igual,
valen más que un dineral
son plata de buena ley:
son más dulces que la miel
que se esconde en el panal.

7
Aunque yo pongo mi empeño
y toda mi vigilancia
en ser fiel a la observancia
que me piden tus preceptos:
¿quién sabe si no hay defectos
que tengo por mi ignorancia?

8
No permitás Vos, Señor,
que el orgullo me domine.
Si mi alma de él se exime
se guardará siempre pura
y podrá vivir segura
sin que el vicio se le arrime.

9
Recibí, Señor, mi canto
que quiere ser oración;
nacida en el corazón
se hace palabra en mi boca,
para Vos mi Dios, mi roca,
porque sos mi Redentor.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Igualito a la esperanza



Esa especie de alegría,
cuando principia la llama
y hace que juega con todo:
cuerpea, toca y dispara...

Como quien lleva un destino
y alvierte que se retarda,
se apura y arde con juerza,
por ver si el destino alcanza.

Se siente cáer de fatiga;
pretende alzarse, y se apaga,
renace y, hecha suspiros,
tiembla y muere entre las brasas!...

Y sigue ardiendo, la leña;
consumiéndose callada:
tiene su fuego, lo mesmo,
pero, es adentro la llama!...
........................................

Formas de blanca ceniza,
fingen, en el sitio, ramas
que, sean lo haigan sido,
se deshacen al tocarlas...

Dende el principio hasta el fin,
igualito a una esperanza!...

Pa qué dir tragando viento?...

(Pintura: Carlos Montefusco)


No vi'a dar la güelta al mundo,
ni me vienen persiguiendo;
no vi'a socorrer a naides;
¿pa qué dir tragando viento?

Por nada se apura el Sol
ni se impacienta el Lucero;
si Dios lo dispuso ansina
ha'e ser porque está bien hecho!

Ande hoy no llega mi vista
por estar dimasiao lejos,
mañana pongo los pieses
si, por áhi no peludeo!

Siempre dispaciosamente,
tuito lo alcanzo a su tiempo;
ha'e ser muy grande el percance
pa que no le halle rimedio!

No hay peligro que me rindan,
l'hambre, cansancio ni sueño:
si no me afluejan los güeyes,
ande quiera que voy, llego!

Teniendo seguridá:
¿pa qué dir tragando viento?

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Abrojo grande


(Pintura: "Aquí donde vivimos" de Gaby Grobocopatel)

Quizás nacistes güeno,
y hasta los macachines te tuvieron por zonzo!
Un yuyito cualquiera, te apretaba sin lástima
por barajar más sol;
el jugo de la tierra, te lo robaban otros,
negándotelo todo:
hasta el gusto inocente de dar, también tu flor...

Te amargaron la vida;
pero no te entregastes (eras manso y no flojo)
un día te paraste para pelear con ellos,
y te erizó el rencor!...
como por todo el cuerpo te brotaba el coraje,
te llenaste de espinas,
y hasta las hojas te quedaron ásperas!...

Así te hiciste bravo; y de ahí en adelante
ya bastaron las mentas:
tus caprichos son leyes y acampás donde quiera,
sin que nadie te ataje...

Pero, aquél primer día
que volvistes a pensar en dar tu flor,
tenías en la sangre tal veneno de encono
que tu flor fue un abrojo:...
lo mesmo que ya era tu propio corazón!...
...............................................................

Quizá nacistes güeno...
tuvistes que pelear por tu tierra y tu sol...
La lucha, te hizo juerte;
la vida, te hizo malo;
el triunfo, te hizo peor!...

Mayo 18 de 1938


Asegún tengo la idea...


(Foto: Paul Sutton)

Mesmo es salú, la hermosura!
Por las vistas se nos dentra...
En el corazón, es dicha!...
En el espíritu, juerza!...
...............................................

Aire güeno, y aire malo,
hacen mucha diferencia!...
Hasta los yuyos, distintos
en el bajo y en la sierra!...

El camalote, en el agua...;
los talas, entre las piedras...
pisar en terreno firme,
a uno mesmo dá firmeza!...

Algún algo han de temer
las cuchillas de mi tierra!:
yo siento que me levanta,
nomás que el pensar en ellas!...

El día que yo me acueste
quizás que ni ansí te pierda:
por milagro del cariño
tal vez que me vaya y güelva...
.........................................

Si pudiera suceder
asegún tengo la idea,
he de renacer en árbol
y he de salir entre piedras!...

Mayo 11 de 1936

No envidie... que no es pa tanto!...



Pedacito a pedacito
mis manos te hicieron -rancho-;
antojos de tener nido,
de un principio, te cambiaron:...

Del horcón hasta la quincha,
todito lo hice cantando!...

Por áhi andaba un hornero-
como yo- juntando barro;
me ricuerdo haberle dicho:
no envidie... que no es pa tanto!...

Y seguimos muy contentos,
los dos el mesmo trabajo...

Y, cierto, que jué mi nido,
aunque pareciendo rancho!
Eramos dos... los testigos...
Yo, quedé... pa ricordarlo!...

Como en busca de mi mesmo,
cái a la punta'e mi rastro...

Debo haber andao perdido,
culpa del andar distráido...
(A nengún lao van caminos,
sino los que caminamos).

He concluido mi tropilla!...
Igual que sin dar un paso...

Ranchito!... que habés sufrido!...
También yo... siento los años...
Mal!... nos trataron los tiempos...
Vamos a ver de ayudarnos...

Vi'a ponerte como nuevo...
Pero ha'e ser muy dispacio...
.........................................
........................................
Del horcón hasta la quincha,
todito lo hice cantando:...
con el corazón alegre,
es una fiesta el trabajo!...

¡Qué distinto es hacer nido,
de ver cómo crece el árbol!...
..............................................
.............................................

Si viviese aquél hornero
que vide juntando barro,
con qué razón le diría:
¡No envidie!... que no es pa tanto...

De comprienderme, vendría,
tal vez, a darme una mano...

Julio 30 de 1937

Mío, no tengo nada



Yo nunca tuve tropilla
ni ambiciones de tener;
no me desvelo queriendo
lo que pa mi no ha de ser...

De a pié, no me ha visto naide;
en matungo ni en cansao;
y ¡mío! no tengo nada...
mas que un lazo "mal trenzao"...

Ocioso, nunca lo estuve-
soy comedido, demás-
ni me atraso en acomodos,
ni me he tenido que alzar.

Llego a tiempo sin apuro
con el pingo, barajando...
El mundo se me hace chico
cuando me siento a caballo.

Mentiras... parecerían
cosas que son la verdá:...
Zonceras... son imposibles
faltando la habilidá.

Un ciego tiene fortuna;
recursos dá la experiencia:
con el cinto lleno de oro
se muere de hambre un sotreta...

Yo ni soñando he tenido
tropilla de un mesmo pelo...
Ni en pelos puedo fijarme,
porque siempre monto ajenos.

Pero tengo güena mano
y en los hechos me acredito:
mis lujos, son emprestaos...
Lo que me suebran , son pingos!...

Hay hombres con otra suerte;
que tienen flor de tropilla...
y les ocurre, por contra,
quedar de a pié, con las chinas.

Mayo 31 de 1936

martes, 27 de noviembre de 2012

Apariencias (Motivo del carrero)



Tacuara que eres picana,
porque te puse un clavito:
náides creerá tus hazañas,
sino quien las haiga visto...

Mansa te has güelto,
con el oficio...

Pingo de garra probada,
que en las cargas te crecías;
de relinchar con las dianas;
de pedir rienda, en las filas.

Manso te has güelto
por culpa mía...

Gaucho asentao en peligros;
hombre de morir riyendo:
parece que en el camino,
te han sacao l'alma del cuerpo...

Con el oficio,
manso te has güelto...

Toquen "tropa", y griten: ¡Patria!...
Si quieren reconocernos...

Danza de la paloma enamorada


Mi rancho




Naide se ha de imaginar
si pinto como lo veo.
Es un nidito e torcazas
entre dos talas y un ceibo.


Está en rama muy bajita
parece que toca el suelo,
lo hicieron sin precauciones,
se puede ver desde lejos.


Al amanecer el macho sale
a buscar alimentos

la hembrita siempre se queda
hacienda algunos arreglos.


Piden algo los pichones,
les dan y se quedan quietos
se duermen arrimaditos,
la madre canta al la’o de ellos.


Cuando llega la oración
se siente un canto de lejos,
viene el macho de un volido
trayendo en el pico un beso.


Se dicen cualquier cosa
de mientras va oscureciendo
después la noche les hace
su caricia de silencio.


Otro amanecer despunta
y el canto se oye de nuevo,
sale el macho de un volido
llevando en el pico un beso.


Ansina mesmo es mi rancho
Ansina mesmo lo veo...


 

Tú que puedes vuélvete



Soñé que el río me hablaba
Con voz de nieve cumbreña
Y dulce, me recordaba
Las cosas de mi querencia.

Tu que puedes, vuélvete
Me dijo el río llorando
Los cerros que tanto quieres
-me dijo-
Allá te están esperando.

Es cosa triste ser río
Quién pudiera ser laguna
Oír el silbo del junco
Cuando lo besa la luna.

Qué cosas más parecidas
Son tu destino y el mío
Vivir cantando y penando
Por esos largos caminos.

Silbando



Silbando cantan los pájaros
yo canto ansina, también;
naides sabe lo que dicen;
ellos lo deben saber.

¿Pa qué preciso palabras!
Nada tengo que decir...
Se piensa mejor silbando
las aves piensan ansí.

Se me hace que las ideas,
con las palabras, se van;
en el silbido, parece
que se alargan, nada más.

Mesmo sin pensar en nada,
las horas... suelo silbar.

Julio 19 de 1931.

Cimarroneando



-Como matungo cansao
se está quedando el amargo.
-Güeno, viejo, hágase cargo
lo que lo hemos galopiao.

-Cómo tres horas cuñao,
que le estamos atracando.
-Güeno váyalo volcando
pa’ echarle otra cebadura
y eche al juego esas achuras
pa’ que se vayan dorando. 

 
-Pucha me ganó el lao flaco
yo ya iba a ensillar mi ruano.
-Entuavía es muy temprano.
Hay tiempo, viejo Ciriaco.

-Es que no tengo tabaco
en la chuspa ni un poquito.
-Güeno, yo de un galopito
voy a comprarle al pulpero.

-Pero traiga brasilero
de ese que viene en rollitos.

No vaya a usté a entretenerse
si está sola la pulpera
cha, viejo, es como sotera
de papada por lo juerte.
-De ande yerba, no echo suerte
ni con tabas arregladas.

-Quiere esconder la nidada
como hacen los teru-teros,
o zorro que lleva un cuero
sin sentirlo la perrada!

Y diga, de ande ha sacao
ese oscuro tan bonito?
-Se lo compré a un paisanito
en el Cerro Colorao. 

 -Y lo de haber pichinchao
al pobre mozo, de juro.
-Es cierto, andaba en apuros
sin plata y en pago ajeno. 

 -Y usté conoció el terreno
y le negoció el oscuro!!

Pero con tanto charlar
ya se olvidó del tabaco.
-Es cierto, viejo Ciriaco,
gracias que m’hizo acordar.

 -Pero aura es mejor marchar
porque ya se nos va el día.
-Y cuando las “Tres Marías”
quieren salir de su encierro
ya sentiremos los perros
ladrando en las rancherías.

En la rueda


(Foto: Antonio Fernández)

Dicen pues que andan diciendo
qu'el criollo más altanero
fue por tu amor padeciendo
por todo un calvario entero.

¡Oigalé!...Que aprenda el fuerte
y el débil deje sus males,
que pal amor y la muerte
son todos fuertes, iguales.

Hay quien le añade también
que olvidao y sin fortuna,
lo mató al fin tu desdén
en una noche de luna;

que con palabras y yuyos
te hacés querer con cualquiera...
Yo... con ver los ojos tuyos
sé que son de primavera...

Charamusquitas del cielo,
flores de lindo color,
con las que al lao de un anhelo
se enciende todo un amor.

Rescoldo en que se deshacen
los que quieren... y no quieren,
donde mueren los que nacen,
donde nacen los que mueren.

Yo, ni altanero ni flojo
-en el camino del medio-
Pa mí... tu mate de abrojo
me viene como remedio.

Labios que son maravillas,
alas pa subir al cielo;
oro, que de las cuchillas
se desparramó en tu pelo.

Ojos llenos de ternura
-frescas cachimbas de encanto-
de una mirada tan pura
como una gota de llanto.

Dicen pues que andan diciendo...
y hay que dejarlos decir,
que yo, pa morir juyendo
quiero de frente morir.

Siga la rueda en la güeya
de alegría y juventú
y sigan rodando en ella
mi amor, mi esperanza, y tú!

Cuento viejo


(Pintura: Rodolfo Ramos)

Se precisa que seás zonzo del todo
pa creir nadita d'eso...
Te train, te llevan... que se hará otra patria
que haberá más justicia... ¡andáte creindo!

Era un país más grandote que una pampa
y te sobraban campos y rodeos...
¿Aprovechaste, vos, alguna cosa
de tuito aquello?
Siempre jué lo de siempre; en el reparto
todos nosotros díbamos por muertos!...

Un pedazo pa uno, otro pa otro.
Los grandes se lo jueron repartiendo...
Por sí o por no alzaron alambraos
sin errar ningún viento
y allí jueron tropillas y ganaos
que se alzaron, tal vez buscando al dueño...
A ver si me decís: ¿ alguna cosa
se te quedó pegada entre los dedos?
Eso, sí... Te dejaron los caminos
pa andar siempre guasquiándote por ellos...

Pero, sacá la cuenta... Cuando arriba
no se arreglaban n'ese juego de ellos,
se alborotaban como gallinetas
pa venir a traerte el mesmo cuento
de que todas las cosas peligraban
y se necesitaba de tu esjuerzo...

Oh! Lo que es p'al gauchaje ya se sabe
la cosa que trái eso...
Un caudillo, una lanza, una coluna,
tranco y tranco no más, carniar ajeno,
sacudirse los trapos
en cualquier entrevero...
Matar... morir... rajarse las entrañas,
y al cabo de los tiempos
dejar todos los campos de la tierra
blanquiando de esqueletos!

Y pasados los años, ¡otra historia!
Y por brutos golver a ser el cebo
que se entregaba al diente de los grandes
sin asco y sin medida... Si no es d'ellos...
Y ansina te reventaban a locuras
y dispués... ¡si te he visto no mi acuerdo!

Y seguís tan rotoso como antes
con algunos ojales en el cuero
y siempre cái alguno pa decirte
"¡El país está en peligro, compañero!"...

¡Pucha que es lindo conversar de patria
cuando el buche'ta lleno!

El sueño


(Pintura: Molina Campos)

A decir que me va bien
me enseñaron de gurí,
y pa ser bien educao
yo siempre lo repetí.

Soñé que me había muerto
y enderecé para el cielo
y cuando llegué a la puerta
prencipió mi desconsuelo.

No me atrevía a llamar
porque de allí estaba viendo
que todo el tiempo en la tierra
lo había pasao mintiendo.

Un redepente la puerta
se abrió sin haber llamao
¡y me lo vide a San Pedro
en una nube montao!

Curiosiando mi persona
me ordenó que le dijera
todo lo que yo había hecho
quien era y de adónde era.

Yo soy un hombre tranquilo
que a ninguno le he hecho mal.
Soy casao... tengo dos hijos...
soy pión... y ¡soy oriental!

Qué más...! -me dijo San Pedro-,
Y yo, al verlo maliciao,
enderecé a lo más grueso
y le largué el embuchao.

Vea Don Santo -le dije-
Yo mentí toda mi vida
-mentir es pecao mortal-
Siempre dije: "me va bien",
¡y a mí siempre me jué mal!

Él abrió un libro grandote
-y dijpués que lo leyó-
ta güeno, dijo riyendo...
y al punto me sentenció:

Aquí está escrito bien claro
que si sos pión, no has mentido.
Habrás dicho: "me va bien"
¡pero nadie te ha creído!

¡Oigalé a ese Don San Pedro!
-le grité al darle la mano-
¡Y el grito me dispertó...
en el catre... ¡vivo y sano...!

Y al verme en mi rancho pobre
me vino este pensamiento:
De vivo... ¡Siempre estoy triste...!
¡De muerto estaba contento!

Yo de apuro no bebo



Que perdonen los que esperan
si en el viaje me entretengo,
el paisanaje es una copa
y yo de apuro no bebo...

No es culpa de los caminos
que sean azules los cerros.
Se han de cansar de esperar
si esperan que pase el tiempo.

El tiempo no es el que pasa,
el que pasa es el viajero...
y mientras vamos pasando
pensamos que pasa el tiempo...

Hay quienes pasan confiando
que adelante están los sueños;
otros quieren al mañana
atajarlo con recuerdos.

Otros piensan que el camino
de penas los ha cubierto,
y el camino sólo dice:
Todo lo que tengan tengo!...

Que perdonen los que esperan
si en el viaje me entretengo,
ellos quieren apurarme
y yo sin querer me quedo...

A mí no me estorba nadie
cuando voy ni cuando vengo...
En mis maletas no caben
más que las pilchas que quiero.

En madera de guitarra
voy enredando los tientos
de los caminos que quedan,
mientras guapiando me alejo.

Y les digo a los que esperan
que yo también algo espero...
el paisaje es una copa
y yo de apuro no bebo...

Y aunque ahora no me despida
tal vez me esté despidiendo,
como el viaje es medio largo
en una de esas no vuelvo...

Oiga moza


(Pintura: Molina Campos)

Moza de los ojos grandes
como dos soles oscuros,
si Mandinga los tuviera
que sería de este mundo...?

Moza de las trenzas negras
que relumbran como espejos,
si Mandinga los tuviera
con ellas enlaza al cielo!

Moza de los gruesos labios
mezcla de miel y de fuego,
si Mandinga los alcanza
se olvida hasta del infierno!

Moza de los altos senos
que apuntan a quien los mira...
si Mandinga los mirara
que rojo se quedaría!

Moza de todo lo lindo
que es tentación en la vida,
si como Ud. hubieran muchas
que pocos santos habrían.

Moza de la voz de seda
con humedad de caricia,
aquí le dejo este canto
para que un día lo diga.

Y sepan los que la escuchen
que en esa boca tan linda
mi verso como una hostia
se diluyó en su sonrisa.

Y si se acuerda también
rece por mi alma perdida
mientras miraba una moza
que hacia soñar Mandinga.

Operación del apendis



1
Sentí unos juertes dolores
que me corrían por la panza
y con mucha desconfianza
caí en manos de dotores,
se reunioron los señores,
todito me toquetiaron
por todos laos revisaron
diciendo que "hay que operar",
pa'una pieza me mandaron.

2
Una elegante enfermera
se me arrimó delicada,
tenía la trompa pintada
y un gorro con orejera.
Me dijo que no comiera,
-"mañana madrugaremos:
"la panza le pelaremos
"a juerza de agua caliente...
"No avise a los parientes,
"nosotros" lo atenderemos".

3
En la camiya estirao
sacaba las patas afuera
y la elegante enfermera
no salía de mi lao.
Yo la miraba asustao,
las muñecas me agarró,
bien juertes las apretó
con una soga briyosa
y aquella muchacha hermosa
de las patas me abrazó.

4
Los dotores con caretas
como pa'sacar la miel
y la enfermera también
se acomodó una trometa,
sin andar con más gambetas
el trabajo comenzaba;
un cuchiyito chairaban
como pa'carniar un chancho,
la enfermera con un gancho
mi tripita tironeaba.

5
Terminada la operación
que pa'eyos era senciya,
me encajan un empujón,
yo les pretaba atención
pa'ver donde lo yevaban
a mi cuerpito que estaba
todo cubierto de sangre,
la enfermera echa una madre
la panza me acariciaba.

6
Felizmente terminó
con plena satisfacción
y sin poner atención
le herida se me cerró.
La enfermera me encargó
que no hiciera mucha fuerza,
ni tampoco no se tuerza,
ni se requiebre en milongas,
hasta que usted se componga:
sentadito la conversa.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Campo afuera



I
Ya se que me has olvidado,
ya se que te fuiste lejos
ya se que con mis consejos,
no te voy a enderezar;
ya se que no hay más destino,
que abrir todas las tranqueras
y galopar campo afuera,
para tratar de olvidar.

(Estribillo:)
Ya ves me han dejado triste
tus ojos engañadores,
ya ves coseché dolores
al arar tu soledad;
no sé si al verme tan lejos,
tendrás arrepentimientos
no se pero lo presiento,
que al fin me vas a llorar.

II
Al palpitarme tu olvido
al saber que estabas ida
quise amarrarte a mi vida
con un tiento de ilusión
y al comprender vida mía
que no eras mi compañera
salí a rumbear campo afuera
para engañar al amor.

Se repite el estribillo

III
No quiero alardear de fuerte,
diciendo que te he olvidado,
se que estarás a mi lado,
caliente como un rencor
pero si existe el castigo
de recordar lo pasado,
ese castigo olvidado,
lo sufriremos los dos.


Por la güeya



Por la güeya solitaria
mi carreta y mi canción
y en el cielo nubes blancas
como copos de algodón.
Vendrá la luz azul del amanecer
y buscaré tu amor
sin saber porqué.
Y entrará a llover...
y andaremos bajo el agua,
la carreta y un querer.

¿Dónde irás tizón,
dónde irás lunar,
sin cargar dolor,
sin llevar pesar,
sin tu mala estrella,
sin tu padecer,
sin pensar en ella
que llegó y se fue?.
¿Dónde irás mi buey
para ser feliz,
si al llegar nomás
buscarás partir...?

Unos vienen con consejos
y me dicen no se qué,
otros cuentan que estás lejos
para hacerme padecer.
Mejor hacer fogón
en cualquier lugar
y enderezar después
sin mirar atrás,
ni llorar amor...
Por las güeyas pasa el hombre
y en las güeyas anda Dios.



Paseando por la ciudad



Aburrido de domar
de andar atrás'e las vacas,
de cueriar ovejas flacas
y los alambres arreglar;
decidí irme a pasiar
y enseguida me alisté
como pude me arreglé
las pilchas de lo mejor,
con plata en el tirador
pa'la ciudad enderecé.

Me dicen que en el poblao
está todo el adelanto,
cosas que no hay en el campo,
eyos están acostumbraos.
En cuantito hube yegao
encaré a un hotel lujoso,
con muchos vidrios briyosos
no tenía mostrador,
los pisos era un primor
como jabón resfaloso.

Le dije a una señorita
delantal con monograma:
"tiene que darme una cama
porque vengo de visita",
me dijo con sonrisita
señalando un chirimbolo:
"tenemos con 'telefolo'
por si quiere conversar",
yo me apuré a contestar
"me gustaría dormir solo".

-"Sígame usted", me ordenó
esa muchacha canchera
por no subir escaleras
a una jaula se metió.
A mi también me empujó
pa'encerrar el enrejao,
no se quién habrá empujao
pa'semejante tirón,
por culpa del sacudón
quedé en el piso sentao.

Me dijo: "ahí tiene la cama,
ese es el baño 'privao', -
yo pensé estará tapao
si de esa forma lo yaman.
Hacia rato tenía ganas
por los mates que tomé
pero por ahi me avivé,
a la calle había balcón:
ahi nomás en un rincón
mis cosas solucioné.

Hecho a mi vida campera
de afición a madrugar,
pa'cuando quiso aclarar
yo andaba por la vereda.
Me acordaba'e mi tapera,
de la tisnada parrilla
donde chorrea una costiya
que la han puesto a calentar,
adonde podré encontrar
la pava, mate y bombiya.

Curiosiando caminaba
y hasta la esquina yegué,
con un flaco me encontré
que los ojos le briyaban;
de repente pestañaba,
tal vez a las mocetonas...
Le pregunté a unas personas
-"¿Quién el tráfico dirige?",
-"Don Señáforo" que exige,
desparrama y amontona.

Pa'la noche que venía
era un pueblero corrido,
entré a un salón divertido
que mujeres atendían.
Tenían tanta cortesía
que hasta al lao se me sentaban,
pregunté qué se trataba,
me dijeron "Miche Club",
lo pior que hasta el caracú
las atentas me sacaban.

Ya sin plata en estos males
con el hotel sin pagar,
yo decidi disparar
de güelta a los pajonales.
Hoy ando entre los baguales,
de nuevo empecé a domar,
ahora puedo respirar
aire puro que es encanto:
el pueblo y sus adelantos
jamás me van a encontrar.



viernes, 23 de noviembre de 2012

Como a un juguete


(Pintura: Rodolfo Ramos)

¿Qué lloro al ñudo y me lamento al cuete?
¿que al que le entra la rabia que se muerda?
¿Te crés que el corazón es un juguete
que se hace funcionar dándole cuerda?

Mejor que te callés, no hables sonceras,
que aunque poco en la vida he recorrido,
mi matungo ha cruzao tantas porteras
que no hay pago pa mi desconocido.

¿Que de gusto nomás estoy llorando?
¿Vos no sabés que al despuntar los días
el sol es un tropero que anda arriando
por el mundo una tropa de alegrás?

¿Que si tenés a mano algún sobeo
podés pialar lo que mejor te cuadre,
recorrer como dueño ese rodeo
sin encontrar un perro que te ladre?

Y güeno: dende que ando por la vida,
nunca he acertao un pial, o porque el brazo
me enredaba la armada a la salida
o si pialaba, reventaba... el lazo.

¿Y entoavía decías que lloro al cuete,
¿que al que le entra la rabia que se muerda?
Te crés que el corazón es un juguete
que se hace funcionar dándole cuerda?

Medio al descuido



Señores, vengo de afuera
con la sola pretensión
de hacer rueda en el fogón
entre la gente pueblera.
Sobao como tabaquera
y aligerao, por supuesto
traigo además de lo puesto
mi mente bien despejada,
una guitarra encordada
y seis cuerdas de repuesto.

Sé que el gauchaje cantor
tiene mentas en el pago,
donde han conquistado halago
desparramando primor.
Yo vengo a cantarles "flor"
con cartas del mismo "palo",
y sin alardes de malo
pero con resto y con rollo
aquí les cae este criollo
como peludo'e regalo.

Del gaucho fogón soy brasa,
y aunque alguno más comente
soy el más fiel exponente
de la virtud de una raza.
Quien me juzgue por la traza
se puede llevar un chasco,
y así porfiando, a lo vasco,
sabrá el que mi cuenta sume
que pa apreciar el perfume
hay que destapar el frasco.

Chingolo que ando en los talas
hago mi nido en el suelo,
cuando quiero alzar el vuelo
yo sé lo que dan mis alas.
A las avispas más malas
les revuelvo el avispero,
y ansioso de un entrevero
aunque estoy en pago ajeno
el que tenga un gallo bueno
que me lo heche al reñidero.

Hablé un poquito de más
como cumpliendo un capricho,
pero lo dicho, está dicho,
y no me vuelvo pa atrás.
No me entregaré jamás
ni me llamaré a sosiego,
y si a mi placer me entrego
como en épocas pasadas
me gustan más las trenzadas
si entre tauras anda el juego.

Si al pingo galopiador
veinte leguas no lo aplastan,
muy pocas palabras bastan
para el buen entendedor.
En las llamas del rigor
es muy lindo chamuscarse,
y si alguien quiere enojarse
molesto por mi expresión,
si le causa "picazón"
ya puede entrar a rascarse.

Corrido a Javier Solís



Amigos, canten muy quedo
que sólo se escuche aquí
porque asegún me dijeron
se ha muerto Javier Solís.

Un corazón mexicano
templado como un violín,
amigo pa’ los amigos
tal era Javier Solís.

Mujeres, muchas lo amaron,
según dicen por ahí
pero yo sé que una sola
lo ganó a Javier Solís.

Un día será leyenda
si el pueblo lo quiere así
y en las guitarras del pueblo
volverá Javier Solís.

Amigos, canten muy quedo
que sólo se escuche aquí
porque asegún me dijeron
se ha muerto Javier Solís.

jueves, 22 de noviembre de 2012

"El Pampa del Cacharí"


(Aclaración: ante la falta de foto o video testimonial de la jineteada de "El Pampa del Cacharí" que nos narra don "Mayo", va en vez, una jineteada de Jorge Raúl Aristegui que se acerca bastante, en las imagenes al verso de Tomás Gogorza).

No se si voy a arrancar,
estoy bastante aturdido...
que improvise me han pedido
y es lo que voy a tratar.
Para poder concertar
unos datos conseguí...
estas estrofas escribí,
disculpenmen que le erre:
canto a Roberto Gutierrez
"El Pampa del Cacharí".

Empezó de aficionao
como empiezan los demás
y como el que nace capaz
muy pronto se ha consagrao.
Cinco premios ha sacao
en distintas jinetiadas,
¡cuántas paletas rayadas
van dejando sus talones...!
y en los piores arrastrones
son sus mejores hachadas...

Vez pasada concurrí
a una doma en "La Juanita"
y quedó en mi mente escrita
la impresión que recibí.
"El Pampa del Cacharí",
montó con cuero tendido...
un avalanzo, un bufido,
el potro cae de costado
y el "Negro" quedó parado
igual que chajá en el nido.

Al ver el potro estaquiao
y a él con la rienda en mano,
el corajudo paisano
de nuevo se ha enorquetao...
Del suelo sale engrampao,
haciéndole saltar sangre
y retorcido como un bagre
de nuevo cae el gatiao
y "El Pampa" se le ha cortao
como leche con vinagre.

Fueron tres las costaladas
que aquél reservao pegó...
y Gutierrez se lució
en otras tantas paradas.
Mucha gente entusiasmada
a aquél paisano aplaudió
pero él nunca se marió
por aplausos recibidos
por eso es que es tan querido
por todo el que lo trató.

Yo te he querido florear
porque te lo merecés...
seré el primero tal vez
que te ha venido a cantar.
Ahora te voy a dejar
pero jamás yo me olvido
que tu fama has conseguido
porque tenés las virtudes
en las cuatro latitudes
donde ya sos conocido.

Milonga del ladrillero




1
Desfile de carretillas
los adobes acarreando,
que van la hornalla cargando
mesturaos con carbonillas.
Fuego y leña en las boquillas
que remueve el horganero.
Tierra y agua en entrevero
que llevan viruta encima;
con el grito del que anima
las yeguas del pisadero.

2
En la cava se perfila
el del pico y la pala ancha.
Adobes sobre la cancha
pa'que se sequen en fila.
El pedal pa'hacer la pila,
junto a la estera ramosa.
Mientras tanto no reposa
el que anda con el volquete.
Y el cortador que le mete
por que es por tanto la cosa.

3
Humadera de la hornalla
que al llegar la tardecita,
se queda por áhi cerquita
como besando la playa.
Cuidao que el viento no vaya
a mudarse en un descuido.
Olor a barro cocido.
Y arremangada camisa,
en cuerpo que patentiza
todo el sol que ha recibido.

4
Pasamano pa'cargar
si hay un camión que se arrima.
Un dedo que se lastima,
volear de a tres y contar.
Luna que llega a quemar
con el farol de su brillo...
Y este mi verso sencillo
termino al decir que pasa;
que suele no tener casa
quien hace tanto ladrillo.



---------------------------------------------------


(Homenaje al "Hornerito" musiquero:Mario Delzart)

Los dos vascos de Tandil



Había dos vascos porfiao'
igual que bigot'e gato
con pica desde hace rato
y ordeñar se han desafiao;
por un lechón ensillao
se concretó la carrera,
pensaba la zona entera
que Martín Mutuberkia
a Fermín Zarrabaitia
le va a ganar como quiera.

Noventa vacas apartadas
no se cansan de balar,
parecen va a reventar
las ubres de tan cargadas.
Ya están todas encerradas
algo nervioso el boyero,
acomoda los terneros
que esperan formando hilera
y hacen arquiar la tranquera
las vacas contra el chiquero.

Ya está todo preparao,
se ha largao la carrera,
se dan vuelta la vicera
y hasta el codo arremangao;
los tarros ya destapaos
con las tapas en la manija,
los dos la corren en fija
por su fuerza y ligereza,
levantan con sus cabezas
las vacas de las verijas.

Dos chorros de cada mano,
ordeñar a teta junta,
ninguno gana la punta
se van los dos orejanos.
Los dos con zuecos livianos
van a los tarros trotiando,
el día ya viene aclarando
ni el sol a salir se anima...
¡si han formao una ñeblina
aquellos vascos sudando!

Una vaca trabajosa
va y le toca a don Fermín
y le grita don Martín:
-"Se pone linda "esta cosa"!,
con una fuerza pasmosa
se hace un arco, una bolilla,
se le nota en la costilla
una vieja quebradura
y hace saltar la pintura
del balde entre las rodillas.

Parecen cuatro sirenas
los chorros de don Fermín;
del mundo parece el fin
en la mañana serena,
el balde nunca se llena
¡se produce un accidente!
Se da cuenta de repente
que se le mojan las patas,
se le ha defondao la lata
por cautro chorros potentes.

Calculan se le han volcao
alrededor de treinta litros,
cambia el balde y al ratito
de güelta ha recuperao.
El boyero ya cansao,
a montao en el nochero,
así apoya más ligero,
no hay tiempo pa'ndar lerdiando
y los saca recostando
los guachitos del chiquero.

Se termina y a las cuentas,
ochocientos han sacao
y con los treinta volcao
justito: ochocientos treinta.
Toda la zona comenta
fue puesta aquella carrera,
lo demuestra la manera
que ha procedido el patrón
porque al vino y al lechón
le hizo frente su cartera.


Milonga triste


(Foto de la película: "Aballay, el hombre sin miedo")

Llegabas por el sendero
delantal y trenzas sueltas.
Brillaban tus ojos negros
claridad de luna llena.
Mis labios te hicieron daño
al besar tu boca fresca.
Castigo me dio tu mano
pero más golpeó tu ausencia. ¡Ay!...

Volví por caminos blancos,
volví sin poder llegar.
Grité con mi grito largo,
canté sin saber cantar.

Cerraste los ojos negros,
se volvió tu cara blanca.
 y llevamos tu silencio
al sonar de las campanas.
La luna cayó en el agua.
El dolor golpeó mi pecho.
Con cuerdas de cien guitarras
me trencé remordimientos. ¡Ay!...

Volví por caminos viejos,
volví sin poder llegar.
Grité con tu nombre muerto
recé sin saber rezar.

Tristeza de haber querido
tu rubor en un sendero.
Tristeza de los caminos
que después ya no te vieron.
Silencio del camposanto.
Soledad de las estrellas.
Recuerdos que duelen tanto.
Delantal y trenzas negras. ¡Ay!...

Volví por caminos muertos
volví sin poder llegar.
Grité con tu nombre bueno,
lloré sin saber llorar.



miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cuentos de fogón


Tomado del Documental:  "Las Huellas de la Redota"...

Fogones


(Pintura: Molina Campos)

Mientras arden las llamas
de los tizones…
van cayendo los gauchos
a los fogones.

Atizando el fuegüito
está un paisano,
paque pase el amargo
de mano en mano.

El humito que sale
de la caldera,
culebreando se pierde
por la ladera.

El asado jugoso
está chillando
y al calor de la lumbre
se va tostando.

Ha formado una rueda
el mujerío
y sonoro se escucha
su vocerío.

Episodios de antaño
cuentan las viejas,
con sus chistes, refranes,
y moralejas.

Amoríos y celos
narran las pollas,
con la gracia nativa
de nuestras criollas.

Amoríos que tienen
nocturnas citas,
perfumadas de trébol
y margaritas.

De carreras y yerras
hablan los mozos,
de los duelos sangrientos
maravillosos.

E interrumpen la charla
de las doncellas
con piropos que lanzan
como centellas.

Con piropos que cruzan
entre las mozas
como cruzan las auras
entre las rosas.

Las guitarras se quejan
con los rasgueos
que armoniosos arrancan
los bordoneos.

Se oyen cielos y tristes
murmuradores,
donde ponen el alma
los payadores.

Y palpitan de goce
los corazones,
con las luz que chispea
de los fogones.
                                  (1908)

Ausencia (Triste)



(Pintura: Vasco Machado)

Como listas’e poncho se me jueron los días,

qui’arrimao a sus ojos ramonié su querencia.
Jué un’alfalfa tiernita su presenci’a mi gusto
y el hayarla era fácil, como agüita di’acequia.

Alboriaba su encuentro mirasol d’entusiasmo,
golondrina di’ocaso m’enlutaba su ausencia:
peru’había en su pago trebolar d’esperansa,
q’encontrarl’a otro día me verdiaba promesas.


Floreció’e vidalitas su camino de siempre
-mi guitarra en canciones mojonaba su güeya-
y hoy me güelv’el camino lamentao’e los tristes:
la vidala es un triste cuando busca y nu’encuent
ra.

Su ricuerdu’es el sol que me arrea las noches,
el reparu’y reposo de suestadas y leguas,
la defens’a los áhugos, contra mal tan grandote,
pans’arriba, a sarpasos, como gatu’en la leña.


And’está l’arroyito que mojaba mi sé,
and’el sauce yorón que sombriaba mi siesta?
¡La Chiquita es agatas un siñuelu’engañoso,
y yo soy un guachito que le bala a su pena!


Floreció’e vidalitas su camino de siempre
-mi guitarra en canciones mojonaba su güeya-
y hoy me güelv’el camino lamentao’e los tristes:

¡la vidala es un triste cuando busca y nu’encuentra!

Chispazos de tradición (Tango criollo)



¡Criollo de mis pampas!
¡Lejos se van tus pasos!
¡Sólo unos chispazos
quedan de tradición!
Junto con la china
de largas trenzas,
te vas, dando el adiós;
y en la triste soledad
de mi fogón
cunde el dolor de tu ausencia!

(estilo)
¡Gaucho de estirpe bizarra!
¡Llora por vos mi guitarra!

¡Ya no anda el Carretón
sobre los llanos,
ni corre el Cimarrón
de mano en mano!
No cruza el pastizal,
la regia estampa
del arisco bagual
de nuestro suelo!
¡Está la pampa de duelo;
la tradición ya se va!...

¡Zambas, chacareras,
gatos y pericones,
gloria de los fogones,
todo ya se perdió!...
Y al igual que un triste
"Ave María".
¡Solloza el diapasón,
con mi bendición oral,
que es la canción
a la inmortal pampa mía!

Misterio (Valseao)



Era memoria linda
La memoria del viejo
Pa contar sucedidos
De quién sabe qué tiempo.
Mientras corría el cimarrón la rueda
Y se enredaba en el ombú el pampero.

Pero había que amañarlo
P'arrancarlo al silencio
Si le araba la frente
Con sus rejas el ceño,
Y en el oscuro espejo e las pupilas
Encendían su luz ciertos recuerdos.

Porque entonces en sus labios,
Temblequiantes y secos,
Beyaquiaba el rezongo
Como potro mañero,
Y de un costáo al otro de la boca
Tranquiaba el pucho de tabaco negro.

A ocasiones él solo
Comenzaba los cuentos
Que el gauchaje del pago
Recogía en silencio.
Viendo resucitar, como a un conjuro,
La atormentada junventú del viejo.

Gurí en la guerra grande,
Mozo cuando Quinteros,
Soldáo en la el Quebracho,
Y herido en la del Cerro,
Ande un caudiyo levantaba el poncho,
Ayí estaba él apeligrando el cuero.

Eran de ver sus ojos
Medio acosáos del sueño
Arder como las brasas
Del tizón trasfoguero,
Cuando echando a la nuca el "Borsalino"
Les contaba e peleas y entreveros.

Los gurises, al óirlo,
Silenciosos y trémulos,
Sentían por las venas
Correrles como un juego
La alborotada sangre de la raza,
Y el fin pedían de la historia al viejo.

Pero cáiban las chinas
Curiosiando el respeto
Con que los gauchos óian
Las locuras del cuento,
Y sin saber por qué, sobre los párpados
Del viejo historiador se echaba el sueño.

Y sus labios, contáidos
Por un gesto e despecho,
Hablaban de una trenza
Cortada rente al cuero,
Y de un amor infortunáo y triste,
Y de un desdén inexplicable y terco.

Junio de 1919.

Dos de novimbre (de 1904)


(Fotos de don Aparicio Saravia y don José Batlle y Ordóñez)

Deshojálas no más po'ande tú quieras,
Que, en la Patria de Artigas,
Tanto son cementerios las quebradas
Como son camposantos las cuchiyas.

Po'ande quiera que jueron
Luciendo en los sombreros las divisas,
Po'ande quiera que jueron nuestros gauchos
Iba quedando roja la gramiya.

¡Quién sabe en qué picada
Cayó pa siempre el que te amó, mi china!
¡Quién sabe cuál jué el molle cuyas hojas
Oyeron lo que dijo en su agonía!...

Ande cantaban antes las calandrias
Dicen áhura las brisas
Que se han quedáo sin besos muchas cunas,
Y se han quedáo sin luz muchas pupilas.

Cayeron de las frentes
De las mozas más lindas
Deshojáos y marchitos azahares,
Y los mantos de gasas hechos tiras.

Las almas de las madres
Van siguiendo entuavía
El vuelo e los caranchos, que señala
El lugar en que jueron las guerriyas.

Y en cerros y en cañadas
Las rojas margaritas
Parecen cuajarones de la sangre
En el altar de la pasión vertida.

Deshojálas no más, cubrí de flores
Esta tierra bendita,
Y dejáme yorar. Entuavía faltan
Algunas horas pa encordar la lira.

 
 ----------------------------------------------------------
Pd: Dedico estos versos de José Alonso y Trelles ("El Viejo Pancho") a los amigos  Uruguayos que pasan de visita por esta pampa virtual...

Manos brutas



Ni sé qué pensar a veces
d'estas manos que yo tengo...

Pa'cualquier cosa me sirven;
menos... pa'ganarme un sueño.

Por a'i se me hacen estorbos
que me han atao a los tientos...
Cosas no más:
                      dos maletas
pesadas de desconsuelo.
Y por a'i en las tormentas,
cuando tiemblan mis horneros,
se me hacen raices d'este árbol
rigoriao por los inviernos...

Con ellas, alambradoras,
fui enclavijando esquineros
y encordando los caminos
pa'que guitarriara el viento...

Pero ande alcé cuatro horcones
pa'mi, pa'ganarme un techo,
ni bien le peiné la quincha
lo hizo astillas el pampero!
Ni sé qué pensar a veces
d'estas manos que yo tengo...

Grandes, son.
                      Grandes... y juertes;
manos de pobre; rimiendos
pa'defender de la helada
los desamparos del pecho!

(Es que hay que agarrarse en nada
compadre, pa'dir viviendo.
Precisa... las tales garras!
quien es, poco más o menos,
clavel del aire nacido
del lao de los aguaceros...)

Y sin embargo, estas manos
domadoras que está viendo,
duras, brutas, humilladas,
no se han negao a lo tierno...

Qué miseria no aliviaron!
De qué dolor no supieron,
que al arañar la guitarra
como campiando un consuelo,
suelen temblar los quebrachos
y callarse los jilgueros!

Ni sé qué pensar a veces
d'estas manos que yo tengo...

Las tengo... pa'sualquilarlas;
pero ocasiones las pierdo,
y es que andan por a'i... de balde;
priestadas p'hacer lo ajeno!

(Y cuando vuelvo a encontrarlas
no vaya'crer que me alegro...)
Las miro... y no las conozco:

"... Sabe Dios qué les han hecho!"
(Y las levanto, no crea;
como un grito!
                      Porque pienso
que de ricos, y de pobres,
se está cansando hasta el cielo!)

Ni sé qué pensar a veces
d'estas manos que yo tengo;

cuando andan entre la gente,
son igual que un campo abierto:
saben dar, anchas y claras,
su amistá de cinco dedos!

Pero ... de andar solitario,
noche, fogón... y silencio,
cuando uno se inclina un poco
p'asomarse al pozo'el pecho
y lo dentra a ver tan hondo
que'l alma duele hasta el güeso,
pa'no verlas, tan vacidas!,
tan inútiles!... las cierro:

y a'i están mis manos;
                                 brutas
como dos terrones secos!

Pa'cualquier cosa me sirven;
menos... pa'ganarme un sueño.

Mariposas y esperanzas
se hacen polvo entr'estos dedos!



-----------------------------------------------------------------------------------
Pd: (Carta de don Atahualpa Yupanqui a don Osiris por motivo de no asistir a un homenaje del poeta Uruguayo)

Paisano Osiris: ante todo disculpe Ud. mi ausencia esta noche, en que tantos se han reunido a rendirle a su obra tan merecido homenaje.
A mi modo quiero arrimar este relato de lo que representó para mí conocerlo y a su obra en aquellos primeros años míos de aleteo tímido y asombrado entre coplas y sonetos.
Al llegar del colegio me encontré con Ud., una tarde, sentado en un puf traído de Marruecos y a mis padres conversando y escuchando sus canciones y sus versos. Nos ganó su apostura seductora, su lenguaje y la sonoridad orientala de su fabla que tanto nos gusta a los criollos de aquí. Mis padres y yo escuchamos en silencio sus canciones, aunque debo confesar que la forma de su canto no era atractivo para mí. Sí su forma de decir sus versos.
Hasta que en un momento aparecieron esas "Manos Brutas" que conmovieron mi adolescencia anhelosa de poesía-verdad, de canto afirmado en el pueblo. Esas manos me resultaron tan inolvidables como todas las manos que ví desde mi infancia en mi Cerro Colorado: manos de picapedreros, domadores, hacheros, peones siete oficios. Desde niño el asombro me ganaba cuando esas semejantes manos, llenas de cicatrices de tiempo, lluvias, vientos y tironeos del lazo con que se sujetaban a la existencia, estrechaban las mías con suavidad y ternura de arroyo serrano.
Manos Brutas... Si era para no creer tanta justeza al cantar a aquellos hombres que constituyeron el universo de mi infancia.
Me lo aprendí de memoria cuando llegó a mis manos su libro. Y mientras lo decía, desfilaban esos paisanos.
Aquella tarde quedó escondida en un recodo de mi memoria, hasta que recibí el convite de esta noche.
Tal vez alguien lea o diga Manos Brutas, para que esta noche acompañen su memoria los Barrera, los Medina, los Sosa, los Ibañez, los Saravia que me convidaron yerbeao con pan casero a la hora del descanso. Seguro que van a estar en primera fila como están las estrellas en la noche de mi Cerro Colorado. Salud a su memoria. Salud y vida a su obra don Osiris.
Firmo estas palabras, nacidas de mis entrañas, como Ud. me conoció.


Atahualpa Yupanqui
----------------------------------------------------------------------------------------------------

Carta tomada de

FUNDACIÓN ATAHUALPA YUPANQUI - www.atahualpayupanqui.org.ar



Yo no canto por la fama


(Pintura: Molina Campos)

... Siempre solito he vivido
-solito aprendí a templar-
con que... de puro aburrido
me brota el canto no más.

Ocasiones pialo el aire
de una milonga por a'i
y lo estiro en el camino
como p'hacerla llorar...

... Y lo estiro en el camino
como p'hacerla llorar!

A veces -arriando tropa-
cuando me toca rondar,
estribo, monto y al tranco
me pierdo en la oscuridá...

Prendo un pucho en otro pucho
y un canto en otro cantar,
y me acompañan los grillos
cantando entr'el pastizal!...

Y me acompañan los grillos
cantando entre'el pastizal!

Cuando me hiere l'ausencia
me corto solo y, sin más,
bajo cualquier sombra'e toro
destrenzo este milonguear...

Por el tiento de un floreo
me dejo dir... sin pensar;
como quien chifla en la noche
poblando su soledá...

Como quien chifla en la noche
poblando su soledá!

Y a veces -por los domingos-
me piden... y entro a cantar
haciendo pie en esta copla
redondita como un rial:

Yo no canto por la fama;
yo canto pa'remediar;
cantando acorto distancias
y canto al ñudo no más...

Cantando acorto distancias
y canto al ñudo no más!