miércoles, 14 de marzo de 2012

Los dos valientes


(Dibujo: Ricardo Carpani)

Iba el capitán Medina
del ejército del Chacho
caudillo como un quebracho
sobre la pampa Argentina.
Orillando una colina
al frente de un pelotón
y hallaron de sopetón
en una desemboscada
al matrero Justo Almada
sobre un lindo redomón.

¡Alto... gritó el capitán
no se haga matar al ñudo!
Almada insensible y mudo
no hizo ningún ademán.
Acarició su alazán
y el potrillo relinchó.
-¡Rendite!, le repitió
el capitán del piquete,
Almada levantó el flete
y en voz alta respondió:

-"Voy a morir maulamente
"si las tropas argentinas
"empuñan las carabinas
"para matar a un valiente.
"Pero si hay entre su gente
"un decidido varón
"que salga del pelotón
"y me prienda mano a mano
"y echó pie a tierra el paisano
"desenvainando el facón.

Tan grande fue el desafío
tan soberbio el ademán
que hasta el mismo capitán
quedó atónito y frío
pero con el mismo brío
que el matrero desafió
un sargento respondió:
-"Capitán, si me permite
al criollo que hace ese convite
me animo a peliarlo yo".

-"Tiene el permiso sargento,
su voluntad es la mía,
no puedo a su valentía
negarle el consentimiento.
-"Gracias"- dijo, y al momento:
"le pediré otra lealtad.
"Que imponga su voluntad
"para si en el trance muero
"que deje al gaucho matrero
"en entera libertad.

-"Así lo haré como no
si él lo derrota en el lance,-
le dijo - sarganto avance!
y el sargento enderezó.
El corvo desenvainó
en sus agallas confiao
y en un limpión circundao
por jarillas y espinillos
vieron chocar los cuchillos
del matrero y del soldao.

Iban dejando marcadas
sobre las pardas arenas,
rayones de nazarenas
y mil formas de pisadas.
Se oían sordas carcajadas,
montaraces alaridos
y de pronto sorprendidos
vieron con gran descontento
trastabillar al sargento
lanzando fuertes quejidos.

Se formó una tremolina
y en medio del entrevero,
cayó sangrando el matrero
de un tiro de carabina.
-"¿Quién es el que lo ha herido ansia?",
el capitán repetía:
"El que hizo tal cobardía
frente al valor del sargento
no puede en ningún momento
formar en mi compañía".

En el trágico momento
por un afecto sincero
se fue arrastrando el matrero
hasta llegar al sargento
y con hondo sentimiento
los dos se dieron la mano
y el sargento y el paisano
después que se despidieron
al mismo instante murieron
sobre la arena del llano.

Allá sólo en un overo
cavilando en campo llano
iba el maula miliciano
que mató al gaucho matrero.
Parece que el eco austero
del capitán lo seguía:
"el que hizo la cobardía
frente al valor del sargento,
no puede en ningún momento
formar en mi compañía".

Por la falda de un cerrillo
siguió el piquete un sendero,
orillando el entrevero
de jarilla y espinillo.
Todos hacián corrillo
comentando el encontrón,
cada hombre del pelotón
llevaba en gesto ferviente,
la impresión de dos valientes
latiendo en el corazón.

........................................................

Dedico este verso al Sr.Angel Rondanina y dende acá le mando un juerte abrazo pa que siga por la huella... allá en Neuquén, cultivando, "trenzando" y haciendo valer y conocer nuestro folklore y tradiciones.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

COMO LES VA?, EXCELENTE LA PAGINA.. QUISIERA SI ME PUEDEN FACILITAR QUIEN CANTA ESTE TEMA, NO LO PUEDO ENCONTRAR POR NINGUN LADO, SALUDOS
MI MAIL ES martincua@hotmail.com

MUCHAS GRACIAS

Anónimo dijo...

Como esta paisano? En los pagos de Mar del plata lo canta Daniel Garbizu.
Abrazo de ombu.

Anónimo dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=7l-JZioLNp4
DESPUES DE UN TIEMPO PUDE CONSEGUIR EL TEMA ESPERO QUE LO DISFRUTEN...