miércoles, 18 de noviembre de 2009

Payada entre Marcelino Moya y Lázaro Moreno


L.M.:
- Saludo padre Marcelino
soy santiagueño del ocio,
pero tengo un sacerdocio
que llevo en mi propio trino,
canto, sueño, me ilumino
y a veces en mis locuras,
tendido en noches oscuras,
aunque no voy a la iglesia,
mi poesía también reza
por la sapiencia de los curas.

M.M.:
- Salud Lázaro Moreno,
un hermano de santiago,
al saludarlo me embriago
en sus sentimientos buenos.
Se vino a este terreno,
maestro y compañero;
márqueme usted el sendero
pero el cura en esto insiste:
es ciero que Dios existe
y se encuentra aquí en Chiquero.

L.M.:
- Lo busqué en el mostrador,
crea, Padre Marcelino,
por eso me gusta el vino
porque es sangre del Señor.
Me hace creer más payador
y a veces eso me inspira;
aunque parezca mentira
el vino trae locura:
y no temo ningún cura
cuando el pueblito me inspira.

M.M.:
- Se que me andaba buscando
lo dijo ahora que,
eso me hace muy feliz porque
ahora lo estaba escuchando.
Por usted estaba rezando,
por usted voy a rezar;
y algo le voy a expresar,
estimado payador:
me buscaba en el mostrador
y yo estaba en el altar.

L.M.:
- Toda la tierra es altar
si el hombre anda de rodillas,
cuando se pone de cuclillas
podrá muy bien conversar.
Orar, pensar o rezar
siempre tiene bendición
y lo pienso con razón,
aunque lo anduve rezando:
también quien vive cantando
tiene a Dios en el corazón.

M.M.:
- Todo el mundo es un altar
pero no es un mostrador,
se lo digo al payador
que aquí a venido a cantar.
Y algo más voy a agregar,
del alma saco este trino,
dice el Padre Marcelino
en esta tierra Argentina:
después vamo'a la cantina
que le voy a pagar un vino.

L.M.:
- Casi que me hace pensar
cuando apela a su insistencia,
yo tengo poca paciencia
si tengo que contestar.
Pero d'entrando a pensar
soy grande, humilde y valiente;
hombre que gasta y que siente
sin gastarme en protocolo:
usted toma el vino solo
y yo tomo con mi gente.

M.M.:
- Eso es en el altar,
lo compartí con Luciano,
porque él es un buen hermano
que aquí me vino a ayudar.
Y algo quiero aquí enseñar
y usted no vaya a enojarse,
pero el cura va a expresarse,
grita el Padre Marcelino:
para tomar de ese vino
primero hay que confesarse.

L.M.:
- No se si todo con vos,
capaz que en algo sencillo,
algo guardó en los bolsillos
que Diosito no escuchó.
Pero igual me quedo yo,
¿sabe porqué? por grandote,
y a veces, pa'que lo anote,
estas palabras entablo:
soy capaz de topar diablos
y que me alce un sacerdote.

M.M.:
- El dice que en el bolsillo
yo algo aquí me guardé,
pero predico la fe
y preciso un monaguillo.
Yo creo que el hombre es pillo,
y en una forma bendita,
como lo tengo cerquita
le digo en esta payada:
¿sabe?, no guardé nada...
no pasé la canastita.

L,M.:
- ¡Cuánto diezmo pa juntar,
pa guardar en su madero,
yo le presto mi sombrero
y a medias vamos a andar;
mejor para cantinear
cuántas cosas con gran fe,
y otra cosa le diré,
Padre usted que habla del Santo:
el mozo tiene su canto
con bendición y con fe.

M.M.:
- Me va a prestar el sombrero
pa'que yo haga la colecta,
No se si saldrá perfecta
estimado compañero.
Me va a prestar el sombrero
en este suelo entrerriano,
lo voy a tratar de hermano
y algo le voy a decir:
mejor voy a repartir
con la boina del Chano.

L.M.
- En todo no hay que creer
mi gan familia entrerriana,
este cura con sotana
tiene mucho por deber.
es rezar y comprender
porque se siente orgulloso;
andubo en rumbo sinuoso
y quedó con muchas ganas,
una cosa es con sotana
y sin ella es peligroso.

M.M.:
- Algo le voy a aclarar
al tremendo payador.
soy enviado del Señor
y aquí he venido a rezar.
Algo le voy a aclarar
en el criollo decimal,
le grito en este sitial
ante esta gente entrerriana:
con sotana o sin sotana
sigo siendo cura igual.

L.M.:
- Ya le afloró y siento,
que vibra más cuando canta
un zorzal en la gargante
hace que sacude al viento.
El noveno mandamiento
cuántas veces abrá rezao
y yo que vengo del pasao:
se me pinchó la locura,
ojalá vengan diez curas
para dejarme a un costao.

M.M.:
- ¿Porqué pide más sacerdotes
si ahora alcanza con uno?
El momento es oportuno
de algún cariño grandote.
Y es bueno que yo le anote
en este criollo camino,
Y en este suelo Argentino
ya que predico la fe,
para confesarlo a usted
le sobra con Marcelino.

L.M- Mejor vamos a tomar
un vino en el mostrador,
M.M.- Estimado payador
yo se lo voy a pagar.
L.M.- Una fiesta popular
sabor de pan y de vino
M.M.- Del alma van estos trino
para este público bueno
L.M.- Pide Lázaro Moreno
apoyen a Marcelino.